Embarazo semana a semana

Contenidos

¡Enhorabuena! estás embarazada y aquí estamos para acompañarte en tu embarazo semana a semana.

Es muy posible que aún no lo sepas y seguramente, hasta que detectes la primera carencia o retraso de la regla, no empieces a notar los principales síntomas de la concepción. No obstante, el milagro de la gestación afecta de manera diferente a cada mujer, es decir, los constantes cambios hormonales a los que te vas a ver afectada, pueden aparecer desde un primer momento o de una forma más tardía, no obstante, no tienes por qué preocuparte, vamos a seguir juntos tu embarazo semana a semana.

En definitiva, ¡vas a tener un hijo! Disfruta de lo que esta nueva etapa te aportará.

Como hemos dicho anteriormente, cada futura mamá es un mundo, pero, en ese universo de síntomas del embarazo primera semana y sucesivos meses, los indicios más comunes a tener en cuenta son:

1º- Retraso en el ciclo menstrual de la regla. (Principal factor a tener en cuenta).
2º- Náuseas perseverantes y vómitos vespertinos.
3º- Constante cansancio acompañado de una persistente debilidad y fatiga.
4º- Antojos de lo menos esperados y cierta inquina por algunos alimentos.
5º- Aumento, desarrollo y mayor sensibilidad del sentido del olfato y una posible congestión nasal.
6º- Desarrollo e incremento del volumen de los senos.
7º- Mayor sensibilidad en la zona de los pechos.
8º- Mayor opresión en la región de la cadera o zona abdominal.
9º- Desequilibrios emocionales debido al aumento hormonal.
10º- Considerable necesidad de acudir constantemente al baño para orinar.
11º- Pequeño sangrado en la zona íntima (Puede confundirse con el periodo de la mujer).
12º- Aumento de la temperatura corporal de la mujer.
13º- Abundante salivación.
14º- Posible indicio de estreñimiento.
15º- Puede que aparezcan síntomas de embarazo primera semana, referentes a las migrañas.

embarazo semana a semana

Los falsos positivos de embarazo

Si te encuentras de manera persistente con varios de estos síntomas, no dudes bajo ningún concepto en ponerte en contacto con tu médico y realizar una prueba de embarazo (método totalmente fiable a partir de la tercera semana de gestación, con un 99% de exactitud).

La prueba o test de embarazo casero… Estamos ante la fórmula definitiva para corroborar que estas embarazada (salvo falsos negativos o positivos); Así pues, todas las cuestiones que seguramente rondan tu cabeza de manera constante, se merecen una aclaración satisfactoria para continuar con tu embarazo semana a semana.

1 – Los falsos negativos aparecen al realizar la prueba prematuramente.

2 – Los falsos positivos son menos frecuentes, pero se originan, debido a factores como la ingesta de medicinas que contienen la hormona hCG (utilizada para mejorar la fertilidad), a la realización de la prueba de manera anticipada e incluso, debido a la posibilidad de haber sufrido un aborto de manera reciente.

¿Dónde comprar el test de embarazo?

Fácil, tan solo debes acudir a la farmacia más cercana a tu hogar y hacerte con la prueba; Ya sea el test tradicional, el de alta sensibilidad o detección prematura, el clásico o digital, el farmacéutico seguro que está encantado de informarte del mejor sistema posible para determinar el embarazo.

¿Cuándo debo realizar la prueba de embarazo?

Es aconsejable realizarla a los 2 o 3 días de notar que hay un retraso en el ciclo menstrual de la mujer, no obstante, los dispositivos de alta sensibilidad pueden detectar el embarazo a los pocos días de ser fecundada, debido como no, a la mayor sensibilidad hormonal hCG (gonadotropina coriónica humana) que ofrecen, a pesar de no ser los más efectivos del mercado, consecuencia de su precoz funcionalidad.

*Sensibilidad estándar test tradicional: 25 mUl/ml.
*Sensibilidad test de alta sensibilidad: 10 – 20 mUl/ml.

¿Cómo realizar la prueba de embarazo? paso a paso.

1º- Lee detenidamente las instrucciones.
2º- No bebas demasiado antes de efectuar el test.
3º- Es aconsejable realizar la prueba con la primera orina de la mañana.
4ª- Sumerge la prueba en la orina recogida previamente en un recipiente o bote limpio.
5º- Puedes realizar la prueba miccionando directamente en el test.
6º- Espera aproximadamente 2 minutos antes de poder ver el resultado de la prueba.
7º- Si el resultado es negativo, pero no te llega el periodo, tendrás que esperar 2 días hasta poder volver a realizar el test.

¿Hay más métodos para averiguar que estoy embarazada?

Por supuesto, también puedes realizar un análisis de sangre (100% efectivo) para corroborar el embarazo, así que no dudes en visitar a tu ginecólogo, para que valore la prueba en cuestión.

¡¡Confirmado!!, estás embarazada, regocíjate en la medida de lo posible del paso de los próximos 9 meses, y sigue con atención la huella semana a semana embarazo, para con ello, no perderte nada sobre el proceso de gestación del feto y su consecuente desarrollo en la futura mamá.

No obstante, y como hemos comentado anteriormente, a pesar de que el embrión se engendra a los pocos días de la fecundación, tenemos que tener en cuenta que el embarazo de la mujer se calcula a partir de la semana en la que se tiene el último ciclo menstrual.

Vayamos a ello…Primeras semanas de embarazo.

mujer embarazada

Embarazo semana a semana síntomas:

Semana 1 de embarazo

Una vez que el óvulo es fecundado por los espermatozoides (se forma el cigoto), este se dividirá configurando una estructura celular redonda denominada mórula, (16 células) que recorrerá las trompas de Falopio; Esta división, se produce al primer o segundo día de la gestación, provocando con ello, la posterior formación de una concavidad en el interior de dicha composición esférica denominada blastocisto, la cual, puede llegar a albergar nada más y nada menos que entre 100 y 200 células a su llegada al útero, en el tercer o cuarto día de la concepción.

En esta primera semana de embarazo, el blastocisto permanecerá durante aproximadamente dos días en el endometrio, (membrana que resguarda el seno del útero) provocando al sexto día, un proceso de eclosión, por el cual, el embrión se asentará finalmente en el útero logrando el esperado embarazo.

La estructura celular denominada mórula recibe su nombre debido a la semejanza con el fruto de la mora.

La estructura del blastocisto se separa en dos configuraciones claramente diferenciables; Una disposición celular externa que irá formando la placenta, y una configuración celular interna que origina al denominado embrión (las famosas células madre).

Durante el coito, y tras la eyaculación de miles de espermatozoides, tan solo uno de ellos conseguirá traspasar la membrana del óvulo, ocasionando la fecundación.

Continuamos avanzado con el embarazo semana a semana.

Semana 2 de embarazo

En la segunda semana de embarazo, las hormonas sexuales denominadas estrógenos, trasmitirán una señal manifiesta al útero de que el embarazo está en un principio de desarrollo, es decir, el óvulo ha sido fecundado.

Llegados a este momento, tanto el embrión como la placenta, empezarán su proceso de crecimiento.
Así pues, en una primera toma de contacto, dicho embrión estará formado por una “cabeza”, un “cuerpo” y una especie de “cola”, que en su conjunto y con el paso de los días se irá perfeccionado, formando los primeros indicios de la manifestación del cerebro (tubo neural), el sistema nervioso, la columna vertebral y la médula espinal, entre otros órganos que predisponen una primera toma de contacto de lo que será el futuro feto.

Es muy posible, que la expectante madre empiece a notar alguno de los síntomas mencionados anteriormente como por ejemplo, una mayor presión, pinchazos o retortijones en la zona abdominal o un aumento de la temperatura corporal.

El sexo que tendrá el futuro bebe se formaliza en el mismo instante de la fecundación, así pues, los cromosomas que plasman el material genético sexual del espermatozoide (2 cromosomas) junto al óvulo, determinarán si tu hijo será un niño (cromosoma Y) o una niña (cromosoma X).

El material genético está formado por 46 cromosomas (representación de las características y rasgos hereditarios del futuro bebé), en caso contrario, se pueden producir diferentes síndromes que alteren el desarrollo y crecimiento del embrión (síndrome de Down, síndrome de Patau, síndrome de Turner, síndrome de Edwards…).

La placenta en su desarrollo, se convertirá en un elemento imprescindible, debido a sus funciones vitales de sustento, nutrición, respiración y proceso excretor del feto en cuestión, aumentado a su vez, la magnitud de sangre hasta en un 50% para facilitar las exigencias de seguridad y protección generadas.

Semana 3 de embarazo

El órgano más importante ya se ha formado, tu futuro hijo/a ya tiene corazón, ¡¡enhorabuena!!El conjunto de células que lo forman, comienzan a palpitar una detrás de otra provocando un efecto de bola de nieve culminando con el latido constante del corazón, pudiendo llegar hasta la cantidad de 150 pulsaciones por minuto, una cifra muy elevada, pero necesaria en el desarrollo del feto.

El nuevo corazón, se encargará durante las primeras semanas de la gestación, alimentación, sustento y nutrición del embrión. (Posteriormente lo realizará la placenta)

Es meramente imposible que en este periodo de gestación puedas escuchar el latido del corazón, lo siento, tendrás que esperar unas cuantas semanas más.

El embrión continúa teniendo un tamaño casi imperceptible. (Sólo visible a través del microscopio). Puede que no sepas que estás embarazada, puesto que tampoco has pasado por el periodo de perdida momentánea del ciclo menstrual, no obstante, es muy posible que empieces a notar mayores síntomas como el dolor de cabeza, un aumento del sentido olfativo, cansancio, fatiga, alteraciones o cambios en el gusto.

Entiendo que todas las mujeres tienen en mayor o menor medida malos hábitos, no obstante, llegados a este momento, es de obligada certeza que eliminéis el consumo de substancias de carácter nocivo como el alcohol, la cafeína o el tabaco, los cuales, son altamente perjudiciales para el desarrollo del embrión.

Como contra respuesta, la ingesta de alimentos ricos en proteínas, calcio, ácido fólico (evita la aparición del labio leporino y de la espina bífida) y hierro ayudarán sin ningún tipo de remordimiento a la evolución del proceso en cuestión.

Las fases del embarazo

Semana 4 de embarazo

El primer mes empieza a llegar a su fin, y por lo tanto, el desarrollo del embrión empieza a acelerarse en sintonía (1 milímetro diario), es decir, comienza a poder apreciarse de una manera relativa, las protuberancias que darán lugar a los brazos; Asimismo, se empiezan a diferenciar los ojos, a través de una especie de puntos oscuros e incluso, hay muestras de la aparición de otros miembros como las orejas y la nariz.

Tanto los tejidos que formarán el rostro, el cuerpo y la placenta, empiezan a tener un mayor desarrollo. Además, el corazón, el sistema nervioso, la musculatura o el armazón del esqueleto siguen su curso adecuado.

Se acerca peligrosamente el momento de tener el periodo, pero, ¡¡sorpresa!! La regla no acaba de llegar, así pues, si a este retraso menstrual le sumas los síntomas sufridos durante el último mes, es decir, fatiga, sueño, náuseas, vómitos vespertinos, constantes ganas de orinar… y demás sintomatologías asociadas a la maternidad, no lo dudes, y hazte una prueba de embarazo para confirmar lo ya de por sí más que probable.

Durante esta 4 semana de embarazo, en el embrión se puede hace una clara diferenciación de tres capas, cada una de ellas con unas funciones determinadas; Así pues, se puede observar una primera capa o envoltura interna (endodermo) que formará el sistema respiratorio y digestivo, una capa externa (ectodermo) que dará lugar al sistema nervioso, la epidermis, el ano o las glándulas sudoríparas y finalmente, una cubierta media o central (mesodermo) que será la encargada de crear los huesos, los cartílagos, los músculos, el régimen circulatorio, los miembros de reproducción y otros órganos de carácter interno.

A las 4 semanas de gestación, el embrión tiene una dimensión cercana a los 4 o 5 milímetros.

No dudes en visitar de manera inmediata al médico (ginecólogo) que gestionará el desarrollo del proceso y te prescribirá todos aquellos fármacos que paliarán los síntomas emergentes.

Continuamos progresando en el embarazo semana a semana…

Semana 5 de embarazo

Es el momento en el que el ADN entre en escena, los famosos 46 cromosomas que constituyen el material genético (23 por parte del óvulo y los otros 23 proporcionados por el espermatozoide) establecerán las especificaciones, características y rasgos del bebé, es decir, durante el embarazo 5 semanas, se implantará la tonalidad de los ojos, el color de la piel, la fisiología, el “sexo” y demás rasgos que hacen de cada bebé un ser único.

En las 5 semanas de embarazo, las hormonas empiezan a tener un mayor efecto en el cuerpo de la mujer, provocando cambios emocionales y un ligero aumento de los senos, sin olvidarnos por supuesto, de los síntomas ya frecuentados con anterioridad como son la fatiga, la presión pélvica, las náuseas, el sueño y las ganas de orinar…es decir, llegados a este momento has podido observar que has pasado por completamente todos los síntomas mencionados al principio.

La diferenciación genética del bebé la va a determinar siempre las características cromosómicas del espermatozoide.

Semana 6 de embarazo

El embarazo sigue su curso de manera satisfactoria, “despacio, pero con buena letra”, Así pues, todos aquellos órganos vitales para su existencia continúan evolucionando, es decir, el corazón, los ojos, la nariz, las orejas, los dedos, los pies, las manos, los genitales, los pulmones, el estómago y demás órganos imprescindibles, empiezan o continúan ofreciendo una mueca mayor de existencia aparente.

Los síntomas también siguen con su trazado inexpugnable, agudizándose las ganas de orinar, las constantes náuseas, los vómitos y el estreñimiento, es decir, el baño, aseo o inodoro se va a convertir en un compañero al que no tener más remedio que visitar asiduamente.

Además, y como es evidente, en las 6 semanas de embarazo, notarás un cambio físico, debido a la evolución del feto y al constante asedio de las hormonas.

Durante el embarazo 6 semanas, el tamaño del embrión oscila entre los 6 y 7 milímetros.

Semana 7 de embarazo

Por fin, el embrión se ha convertido en feto, lo que viene a constatar que los órganos empiezan a perfeccionarse; El corazón no para de bombear, el sistema nervioso empieza a desenvolverse y la placenta, continúa con su clase de formación para poder nutrir al bebé.

El cerebro, emprende un claro proceso de neurogénesis, por el cual, comienza a palparse una subdivisión celular (procedente de las células madre) que originará la creación de un número ingente de nuevas y flamantes neuronas.

Además, y como es lógico, los músculos, la médula espinal, las vértebras, las costillas y el esqueleto, siguen su desarrollo y poco a poco, van trazar una clara línea de crecimiento.

En estas 7 semanas de embarazo, el feto, empieza a progresar, y en consonancia, comienza a desarrollarse el cordón umbilical; Además, las visitas al ginecólogo comienzan a ser necesarias e imprescindibles.

El tamaño del embrión durante el embarazo 7 semanas, se presenta sobre los 9 o 10 milímetros.

En referencia a la mamá, es de suma obligatoriedad, el evitar el consumo o ingesta de productos basados en substancias como el alcohol, la cafeína, las drogas, fármacos, somníferos o medicamentos que a esta altura del embarazo puedan dañar o suspender el embarazo. Además, en la medida de lo posible debes eludir exponerte a la posibilidad de tener que realizar radiografías cuyos rayos X puedan no ser poco ventajosos.

Semana 8 de embarazo

En el embarazo 8 semanas, el feto ya empieza a diferenciarse en todos sus aspectos; Los ojos, los párpados, la nariz y los labios están medianamente formados y el armazón del esqueleto, (aún compuesto por un cartílago) es visible a través de la piel, la cual, tiene una apariencia transparente.

El corazón sigue su trayectoria latente sin mayor problema aparente.

La placenta, tras un desarrollo avanzado, empezará a realizar las funciones alimentarias, nutricionales y respiratorias a través del cordón umbilical, el cual, se define como el elemento de conexión vital entre la madre y el feto, es decir, lo mantendrá hidratado y recibirá el oxígeno y la comida necesaria en todo momento.

A esta altura del embarazo, el feto puede llegar a medir hasta 2 centímetros.

Con el paso de los días, se podrá observar una dilatación y un claro estiramiento del cuerpo, tal que las piernas y los brazos, empiezan a tener una nítida apariencia humana pese a su aún reducido tamaño.

Las consecuencias de la madre a las 8 semanas de embarazo, van desde un claro aumento del tamaño de útero, a los comunes síntomas de fatiga, sueño, algún que otro mareo, las habituales náuseas y cierto grado de estreñimiento.

posiciones fetales del embarazo

Semana 9 de embarazo

¡El sistema nervioso funciona! ¡El feto ya se mueve! Tranquila, tú aún no lo puedes llegar a percibir, pero la actividad es real. A más inri, los rasgos faciales y corporales de la criatura empiezan más que nunca a posicionarse, la evidencia de las piernas, los dedos y los brazos son bastante apreciables y además, empiezan a emerger de forma aparente tanto los codos como las rodillas.

En el embarazo 9 semanas, el corazón ya ha realizado la subdivisión en 4 cámaras (ventrículos y aurículas) conectadas y separadas a dicho órgano por la formación de sus derivadas válvulas cardiacas.

Asimismo, y a pesar de que los cromosomas del espermatozoide han estipulado el sexo del feto nada más fecundarlo, es durante la novena semana de embarazo cuando se empieza a formar y constituir el aparato genital del niño/a.

El feto, en las 9 semanas de embarazo alcanza los 3 centímetros de tamaño.

La mamá empezará a notar un aumento claro de los pechos, acompañado de una mayor sensibilidad de los mismos, asimismo, seguirá sintiéndose igual o incluso más cansada y fatigada, como causa y consecuencia de los cambios emocionales y la más que notoria desazón física.

Semana 10 de embarazo

A partir de las 10 semanas de embarazo, el cerebro entra un poco más en acción, puesto que su crecimiento se va a disparar (más de 200.000 neuronas por minuto); Además, la vesícula y el páncreas comienzan a evolucionar y emprender su labor.

Si en la semana 9 los órganos genitales empezaban a constituirse, días después, el desarrollo externo de los mismos continuará con su ascenso evolutivo.

El aumento de peso es evidente, ya deberías empezar a pensar en comprar ropa premamá, así pues, tu talla ha aumentado y tanto los sujetadores como el resto de prendas que tienes, no te harán sentir excesivamente cómoda, ¡esto es un fastidio!, lo entiendo, pero por contrapartida, a partir de la semana 10, podrás realizar esa primera ecografía tan esperada por ti, y poder visualizar en mayor o menor medida el fruto de tu vida.

Las emociones estarán a flor de piel, pero no te asustes, es ley de vida, tan solo piensa en el bonito final, además, el ginecólogo va a entrar mucho más en situación (podrá calcular semanas de embarazo con mayor exactitud), y por favor, hazle caso al médico en todos los pormenores que te indique, para desarrollar de manera adecuada el embarazo.

Como podrás observar,en el embarazo 10 semanas, el tamaño del feto aumenta mucho más rápido, pudiendo alcanzar hasta los 4 o 5 centímetros de dimensión.

Semana 11 de embarazo

¡Enhorabuena! Podemos confirmar que dentro de la mamá, hay un ser humano en miniatura, la mayoría de los órganos ya están casi formados en su totalidad; Así pues, los huesos se han fortalecido, los dedos de las manos ya se han deshecho de la capa membranosa que los cubría, el estómago, los riñones, el páncreas y el hígado ya se han formado e incluso, empiezan a crecerle las uñas.
Como se puede observar, a partir de las 11 semanas de embarazo, el cambio que va a experimentar el feto sobrepasa lo inimaginable, asimismo, el pequeño continúa realizando movimientos cada vez más persistentes, lo que se denomina biológicamente como “reflejo patelar”, por el cual, el feto tendrá espasmos continuados en las piernas que lo proyectarán a una futura andadura.

1 – La piel continúa siendo translucida, por lo que se puede ver todo el riego sanguíneo sin problema.

2 – Los testículos (si eres niño) empezarán a fabricar la testosterona (hormona masculina).

3 – En la undécima semana de embarazo el feto mide aproximadamente 6 centímetros.

La mamá, es muy posible que empiece a sentirse más cómoda que en semanas predecesoras, así pues, más allá del evidente y continuado aumento de peso que irás sufriendo, los demás síntomas habrán sido reducidos en cuantía, no obstante, seguirás teniendo bastante cansancio acumulado, migrañas, salivación y nervios a flor de piel.

A partir de esta semana, empieza a ser imprescindible (si no lo era ya) tener una alimentación totalmente sana, y practicar de vez en cuando algo de ejercicio estimulante, que te permita dormir de una manera adecuada (se recomienda dormir de lado).

Semana 12 de embarazo

Todo se vigoriza; El corazón sigue con su desarrollo, ¡¡el sonido del latido se incrementa a pasos agigantados!! Esta semana, cobra una gran importancia tanto para el crecimiento y avance del bebe como para el diagnóstico de posibles anomalías existentes, debido como no, a que el feto es lo suficientemente grande como para que el ginecólogo pueda determinar a través de una ecografía el sexo, el crecimiento, la posición en la que se encuentra, la posibilidad de una doble fecundación (varios fetos) y por supuesto, las contingentes irregularidades (malformaciones, síndromes…) que puedan aparecer, para con ellas. poder actuar en consecuencia.

Además, debido al continuo crecimiento del bebé, elementos tan indispensables como el cerebro, el ya nombrado corazón latente, el intestino y los riñones, se van posicionando de una manera más adecuada, sin perder en ningún momento sus funcionalidades básicas.

Tu bebe no va empezar a hablar, ¡¡está claro!! Pero en el embarazo 12 semanas, ya empiezan a formarse sus cuerdas vocales.

El feto es capaz de eliminar a través de la orina el líquido amniótico, gracias, al funcionamiento del sistema urinario formado por el esencial y vital órgano de los riñones, que han empezado a realizar sus funciones de regulación y deshecho.

“El líquido amniótico se define como una substancia translucida y de apariencia pajiza (amarilla) que preserva, escuda y resguarda al feto de posibles traumas o golpes externos”.

En estas 12 semanas de embarazo, el feto puede llegar a medir hasta los 7 centímetros de largo, presentando un peso cercano a los 14 gramos. Este es otro cambio importante del embarazo semana a semana.

Las mamás, se encuentran en una fase en la que los síntomas seguirán decayendo de una manera paulatina, sobre todo, si continúan con la dosificación de sueño, alimentación, hidratación y ejercicio que se le debe estipular a una mujer embarazada; Además, realizar estas funciones dejarán de ser un hecho más complicado, una vez que se escuche durante esta semana el primer latido de corazón del pequeño, efecto, que sin lugar a duda llenará de fuerza y voluntad a las futuras y deseosas mamás.

embarazo semana a semana imágenes

Semana 13 de embarazo

Según por donde se mire el 13 no es un mal número, y por ello, en la decimotercera semana de gestación, el cambio en el bebé es un elemento de referencia muy aparente; Tanto el tamaño del feto como su peso relativo van en aumento, pudiendo alcanzar los 7 centímetros y medio de longitud y los casi 21 gramos de peso, es decir, ¡¡todo un pequeñín dentro del útero!!

Todo en la complexión del niño sigue posicionándose cuadriculadamente, y la cabeza tiene cada semana que pasa una mayor apariencia humana, puesto que al principio su dimensión era desproporcionada en relación al cuerpo del feto en cuestión, es decir, sus ojos en compañía de los párpados, se aproximan a su emplazamiento final, y las orejas y la nariz ya empiezan a estar ancladas en su posición terminal.

En las 13 semanas de embarazo, el feto ya posee todos los huesos de las manos bien fortalecidos e incluso, puede llegar a originarse un espasmo que le lleve a chuparse el dedo.

Los órganos sexuales externos ya están completamente formados y son relativamente evidentes a través de la ecografía, a finales de esta semana o principio de la siguiente.

Así pues, no queda mucho tiempo para que el ginecólogo te pregunte si quieres saber el sexo del bebé, mientras tanto, no tienes más remedio que sobrellevar los vómitos, una excesiva salivación, acidez estomacal, un aumento olfativo, que dependiendo del olor puede provocar constantes náuseas y un más que posible sangrado de la zona de las encías, debido como no, al incremento de la circulación sanguínea; Así pues, deberías apuntar en la agenda una más que necesaria visita al dentista.

A partir de esta semana, es posiblemente, cuando la mayoría de las futuras mamás den la noticia a sus más allegados, puesto que si el embarazo llega al final del primer trimestre, es muy complicado que se puedan generar problemas en su desarrollo; Así pues, comunica la gran noticia a la familia y los amigos y vete pensando en utilizar si o si ropa holgada o premamá, pues el incremento de peso es más que evidente y tu ropa diaria ya no la podrás utilizar.

Semana 14 de embarazo

Durante estas 14 semanas de embarazo, el pequeño bebe empezará a moverse y dar una especie de pequeñas y casi inapreciables pataletas dentro de la bolsa de líquido amniótico en la que se encuentra; Además, el feto comenzará a promover la aparición del pelo de las cejas, las pestañas, el cuerpo o la cabeza, y se puede llegar a apreciar una especie de vello capilar muy fino y poco duradero (desaparecerá antes del nacimiento) en todo su cuerpo, lo que biológicamente en esta etapa del embarazo se denomina como “lanugo”.

El perfeccionamiento va viento a toda popa, es decir, tanto los elementos de la cabeza como los del cuerpo continúan con su proceso de mejora, así pues, las orejas ya están perfectamente situadas, los brazos y las piernas ya tienen un tamaño proporcionado y harmonioso, el cuello empieza a ser notorio e incluso, se pueden apreciar de forma evidente los labios de la boca.
La placenta continúa a la perfección con su función alimenticia, nutritiva y de oxigenación del feto.
Sus medidas van en consonancia con el desarrollo del feto, por lo que durante la 14 semana de embarazo puede llegar hasta los 9 o 11 centímetros con un peso cercano a los 30 gramos.
La ansiosa madre, durante esta semana tendrá que hacer frente a distintos análisis médicos que constatarán si el feto tiene alguna malformación evidente o algún síndrome o sintomatología cromosómica (síndrome de Down, síndrome de Turner…) que pueda ver perjudicado al feto.
Este examen médico recibe el nombre de “Análisis de marcador múltiple”.

Semana 15 de embarazo

Los músculos y la composición esquelética siguen con su desarrollo y fortalecimiento e incluso, el sistema nervioso, el cerebro y el hipotálamo ya se diferencian a la perfección.
Es muy posible que durante esta semana 15 de embarazo, el ginecólogo, ya te pueda decir sin ningún tipo de atisbo el sexo del futuro bebe, además, alguna que otra mamá puede llegar a entablar y sentir al pequeño en el interior del seno materno.
La capa de vello denominada lanugo, ya recubre todo el cuerpo del feto y su piel, ya no es tan transparente como en semanas anteriores.
En 15 semanas de embarazo, él bebe es muy viable que pese cerca 60 gramos y posea una longitud de hasta 11 centímetros.
Todos tus sentimientos están a flor de piel, experimentarás constantes cambios de humor y ánimo e incluso, puede que llegues a tomar la verdadera consciencia de que el embarazo sigue su proceso de desarrollo y crecimiento.
Tu peso sigue en aumento, la ropa de premamá viste todo tu armario, el primer trimestre llego a su fin, así pues, debes continuar perfeccionando tu alimentación e incluso, sigue siendo un buen momento para continuar ejercitándote a través de pequeños paseos, taichí o rutinas de yoga.

Semana 16 de embarazo

El bebé continúa con su desarrollo, el tamaño del cuerpo cada semana que pasa se asemeja más a la de un ser humano. Así pues, los pies, los brazos y las manos muestran unas dimensiones más que correctas e incluso, el cerebro, empieza a tener un mayor protagonismo en la gestión de la movilidad y estimulación del feto.
El bebé continúa con su constante movimiento funcional, es decir, puede mover la cabeza, arquear las extremidades, sujetarse los pies, agarrarse las manos y hasta arrugar el entrecejo.

Al efecto o derivación que tiene el feto para sentir la posición de alguna parte del cuerpo o realizar respuestas automáticas de movimientos se le denomina “propiocepción”.
Además, durante las 16 semanas de embarazo, puede que notes alguna “especie de patadita” o sensación de hormigueo en la zona del abdomen, la cual, provoca una sensación bastante incongruente.
El feto, durante el embarazo 16 semanas, puede llegar a medir sobre los 12 centímetros y pesar nada más y nada menos que cerca de 140 gramos.
La mamá continuará con todos aquellos tratamientos y análisis necesarios para el desarrollo del feto, así pues, será obligatorio que el ginecólogo realice las mediciones pertinentes del nivel hormonal Hcg, del grado de hormonas sexuales en sangre (estriol) y de alguna que otra medición de posibles defectos en el cerebro y el sistema nervioso.

Semana 17 de embarazo

Durante las 17 semanas de embarazo, la protección de la piel entra en juego y además del mencionado en semanas anteriores como lanugo, el cuerpo del bebé empezará a estar recubierto por un componente grasiento denominado vérnix, el cual, tiene como funciones principales el amparo de la piel y el mantenimiento de la temperatura corpórea del niño.
La placenta sigue con su crecimiento y perfeccionamiento, continuando con su cometido nutritivo, alimentario, respiratorio y de expulsión de despojos y deshechos.
Seguramente, tus senos empiecen realmente a aumentar de tamaño, además, es muy posible que los pechos se preparen en los siguientes días para la obtención y elaboración de la leche materna.
El pequeño a estas alturas, es muy posible que mida hasta los 14 centímetros y su peso ascienda a unos cercanos 100 o 110 gramos.

Semana 18 de embarazo

En 18 semanas de embarazo, el pequeño feto persiste con su rutinario movimiento de aprendizaje, así pues, continúa agitando las manos, da incipientes pataletas e incluso puede llegar a hipar.
Los sentidos evolucionan, sus ojos a pesar de seguir cerrados se han desarrollado vertiginosamente, puede sentir el tacto de su cuerpo e inclusive, el feto puede empezar a escuchar su constante latir del corazón.
Los síntomas que tanto afectaban a la futura mamá, es muy posible que empiecen a desaparecer, así pues, los vómitos, las náuseas, la fatiga y los mareos dirán adiós a lo que resta de embarazo.
Notarás un más que apreciable aumento de peso en la zona abdominal y en los senos, así que es muy posible, que la ropa premamá o de mayor talla que la que utilizabas, se adapte a ti durante los siguientes meses.
En las 18 semanas de embarazo, el feto ha crecido, llegando a pesar entre 150 o 200 gramos y medir hasta los 14 centímetros.

Seguramente, el ginecólogo te cite para realizar otra ecografía, que pueda discernir cualquier nueva incidencia o complicación en el desarrollo del embarazo (crecimiento, morfología, fisiología…)

Semana 19 de embarazo

En las 19 semanas de embarazo, cada vez será más fácil poder detectar el sexo del bebe; Los órganos genitales siguen con su desarrollo óptimo.
El cuerpo del niño sigue con su paulatino movimiento e incluso, podrás apreciar de una forma relativa el constante ajetreo al que el feto se ve condicionado.
El cerebro cada semana que pasa aumenta de manera extraordinaria, bien acompañado como no, de un correcto desarrollo del sistema nervioso.
Él bebe ya es capaz de medir 15 centímetros.
Las varices empiezan a emerger, las piernas comienzan a hincharse y el aumento de peso y los pechos empiezan a ser cada vez más notorios. (Nuevos síntomas)

Semana 20 de embarazo

¡Por fin!, has llegado al meridiano de la gestación, de tu presente y futuro bebe. Los sentidos se han desarrollado más que nunca durante esta semana, así pues, el pequeño podrá escuchar con algo más de nitidez, será capaz de discernir la luz, siente con mayor seguridad el tacto de sus manos, tu respiración forma parte su aprendiz memoria y por supuesto, es capaz de orinar, tragar y tener actos reflejos de manera constante.
Los órganos vitales del pequeño, como son el corazón (aumento del bombeo de sangre), los pulmones, el cerebro (más de 25000 nuevas neuronas) y el tracto digestivo siguen enriqueciéndose y desarrollando sus funciones de una manera más que notable.
El pequeño, en las 20 semanas de embarazo, medirá 20 centímetros y pesará aproximadamente 250 gramos.
Te sentirás mucho más incómoda, cargada y soñolienta que en semanas anteriores. Así pues, durante el embarazo 20 semanas, tu ritmo cardiaco aumenta en demasía y la respiración se hace más intensa y acentuada.

Semana 21 de embarazo

En las 21 semanas de embarazo, es muy posible que te preguntes que es esa nueva sensación que notas en tu vientre y que todavía no está debidamente pronunciada; Pues, nada más y nada menos que ha llegado esa situación en la que tu pequeño no va a parar de moverse.

“Esta actividad la detectarás principalmente en el momento del día en el que te pares a descansar.”

Todas estas acrobacias que el pequeño está haciendo en tu interior, serán cada vez más evidentes; Además, ten en cuenta que se girará, estirará y no parará de moverse, utilizando estos movimientos como un estímulo físico y mental.

Uno de los momentos mágicos que vivirás con mayor ilusión durante esta semana 21 de embarazo, es el ansiado instante de descubrir o confirmar el sexo de tu pequeñín, gracias, a que sus órganos genitales están totalmente formados, consiguiendo con ello, y mediante una ecografía desvelar el tan ansiado secreto.

El facultativo nos informará tras comprobar la prueba del ultrasonido, que en esta semana el bebé tiene unas medidas aproximadas de 20 a 27 centímetros de largo y pesará cerca de los 300 gramos.

La buena noticia es que a partir de este momento te sentirás muy afortunada, porque todos aquellos malestares del primer trimestre de embarazo como eran las náuseas, la fatiga o las frecuentes visitas al baño que has experimentado, irán poco a poco disminuyendo, así pues, congratúlate y sigue disfrutando ahora sin molestias, de este bello proceso.

Semana 22 de embarazo

Aprovecha esta 22 semanas de embarazo para tomarte un gran descanso, ¡lo mereces! Te doy este consejo, puesto que durante los días venideros se manifestará en tu cuerpo una gran sensación de somnolencia y algunos dolores de espalda debido principalmente a que tu vientre está creciendo hasta hacerse más evidente; Es por este motivo, que notarás una ganancia en el peso que puede oscilar de los 6 a los 8 kilos aproximadamente.

Pueden hacer su aparición las estrías al romperse las fibras flexibles de la dermis, para con ello, dejar espacio al útero en expansión; Los lugares más comunes donde puedes percibirlas son las de todas aquellas zonas del cuerpo que se están ensanchando durante este proceso, es decir, los pechos, las caderas, los muslos y el abdomen.

Notarás tu respiración algo más pesada y el ritmo cardiaco tenderá a estar más acelerado, ¡has pasado el ecuador de tu gestación!

La pequeña personita de tu interior también está experimentando grandes cambios; Es el comienzo de las alteraciones en su estado anímico, ya que el denominado sistema límbico, el cual, es el responsable de controlar los sentimientos, está en pleno desarrollo.

El feto, está comenzando a conocer y experimentar dos de sus sentidos, ¡el tacto y el gusto!; El primero de ellos, a pesar de que su fina piel está recubierta por una sustancia blanquecina y de aspecto ceroso clínicamente denominada vérnix cuya función principal, es amparar al bebé del líquido amniótico.

A nivel físico también sufre cambios, así pues, sus párpados, las cejas y las uñas ya estarán formadas y serán evidentes, no así, sus pestañas que todavía no han aparecido.

Alimentación durante el embarazo

Semana 23 de embarazo

En estas 23 semanas de embarazo, seguirás notando como crece tu vientre y tiene una apariencia más esférica, hecho que podría provocar cambios en tu ombligo.
Tu circulación hacia las piernas se ralentiza debido a la presión que ejerce el útero en expansión en las venas, es por ello, que podrías sentir tus extremidades algo más pesadas o inflamadas.

Es aquí, cuando podrías experimentar gingivitis del embarazo; Un fenómeno que hace que pueda darse un sangrado en las encías, no todas las mujeres la padecerán, pero si tú eres una de las “afortunadas”, no te preocupes, es algo normal. No obstante, no descuides tu limpieza y cuidado bucal y ve a visitar a tu dentista para que te haga un chequeo, sin embargo, lo más común es que este síntoma desaparezca una vez hayas dado a luz.

Te sorprenderá saber que tu pequeño ya descansa en la hora de la siesta y que además, hace movimientos tan placenteros como estirarse al despertar.

Su cerebro está experimentando una maduración muy rápida y sus globos oculares están terminando su desarrollo íntegro, pero por desgracia, todavía no se podrá conocer la tonalidad de sus ojos porque aún no ha aparecido la pigmentación del iris.

A nivel físico, sus cambios dan un gran salto evolutivo, ya que sus sistemas respiratorio, circulatorio y digestivo se están preparando para la vida en el exterior del vientre de la mamá, asimismo, su peso puede rondar aproximadamente el medio kilo.

Su piel, la cual, aún posee un aspecto rugoso, se ira uniformando poco a poco hasta quedar totalmente suave, además, está comenzando a mostrarse el pigmento que dará tono a su dermis.

Semana 24 de embarazo

En estas 24 semanas de embarazo, es cuando tu pequeño a excepción de la vista, ya habrá desarrollado todos sus sentidos, siendo incluso, capaz de interactuar con el exterior a través de la madre, así pues, comenzará a reconocer olores y distintos sabores, que en un futuro servirán para animarlo a comer.

A pesar de no tener totalmente evolucionado el sentido de la vista, el bebé ya puede abrir y cerrar los ojos, lo que biológicamente se define como “reflejo del parpadeo”.

Su cuerpo está cada día que pasa adquiriendo más fuerza, este hecho, se hará notar en las patadas o movimientos que realiza dentro del vientre materno.
Sus medidas aproximadas serán de unos 30 centímetros de longitud presentando un peso determinado de medio kilo.

Durante esta semana 24 de embarazo, podrías empezar a notar algunos dolores más agudos tanto en la pelvis como en la espalda, todo ello, debido a que el útero continúa su expansión con normalidad, además, a causa de que la piel de la barriga está estirándose a la par que crece el bebé y necesita más espacio, podrías sentir un cierto hormigueo en la zona referente a la dermis del abdomen.

Será en esta semana, cuando te realizarán la prueba conocida como el “test o’ sullivan” cuyo objetivo es detectar la visión aparente o ausencia de la conocida diabetes gestacional.

Semana 25 de embarazo

Durante las 25 semanas de embarazo, sus ojos ya empiezan a presentar pigmentación, aunque no la suficiente para que su iris ya haya adquirido la coloración que tendrá posteriormente, debido como no, a que para que este proceso se complete es necesaria la luz, y la que traspasa el vientre materno es muy poca e insuficiente. Ya hemos superado más de la mitad de nuestro embarazo semana a semana. De todos los sentidos que ya ha desarrollado el bebé, el que en este momento se verá más notable es el del oído, puesto que el pequeño comienza a distinguir diferentes sonidos, no solo del exterior sino que también los del propio cuerpo de la madre.

Su peso rondará los 700 gramos y su longitud no variará mucho de la semana anterior.

A causa de todos los cambios que tu cuerpo está sufriendo, podrías sentirte con una mayor sensación de pesadez y podrían persistir los picores en la piel del abdomen que podrás mitigar fácilmente con crema hidratante.

Es posible que tu peso (el de la madre) aumente desde los 7 a los 10 kilos.

Semana 26 de embarazo

A causa de todos los estímulos externos que el bebé puede captar, es durante las 26 semanas de embarazo, cuando dará respuesta a ellos mediante movimientos reflejos; Uno de los alzamientos espontáneos más notables será el de la succión, ya que comenzará a chupar su dedo con mayor vigor y a contestar como medida de defensa estirando sus extremidades ante impulsos externos bruscos.

Notarás que tu bebé tendrá más energía, y esto es debido a que la mayor parte del día el pequeño estará dormido, por lo que cuando se despierte estará pletórico y su actividad será continua.

Es normal que al existir una mayor interacción con la madre mediante el líquido amniótico, pueda a lo largo del día tragar hasta medio litro de este, pero no te preocupes, este hecho ayudará al correcto desarrollo de su sistema digestivo.

Su peso rondará los 800 gramos y medirá alrededor de los 35 centímetros de longitud.

En cuanto a ti mamá, podrás experimentar estreñimiento, causado por el aumento de la progesterona; También puedes notarte más cansada e incluso percibir algún mareo, pues tu sistema circulatorio está cada vez más acelerado por todos los cambios hormonales que estás pasando.

Semana 27 de embarazo

En estas 27 semanas de embarazo, seguramente estarás empezando a sentir como una especie de saltitos en tu interior, ¡¡no debes asustarte!! Simplemente es que tu pequeño está experimentando lo que es el hipo, algo que será muy común a partir de ahora.

Tu bebe, seguramente ya estará rozando el kilo de peso con una longitud alrededor de los 36 cm, lo que viene a constatar que ocupara prácticamente todo tu útero; El pequeño, también ya hace una serie de gestos con regularidad como son chuparse el dedo, abrir y cerrar los ojos e incluso, empezará a situarse con el objetivo de tener un horario determinado para dormir.

Durante esta semana, lo único que no habrá terminado de desarrollar con firmeza son sus pulmones, pero no debes preocuparte, si el bebé naciera prematuramente podría respirar gracias a la ayuda de la incubadora.

Tu cuerpo está entrando en la última etapa de embarazo, así pues, será común, que experimentes molestias en la espalda o en la parte baja del vientre, pues el bebé, se está moviendo constantemente y su tamaño ha aumentado lo suficiente como para que puedas sentir una leve presión.

No olvides mantenerte tranquila, ya que vuestros ritmos cardiacos están muy unidos, por lo que cualquier estrés o nerviosismo que tengas, el bebé también lo sentirá.

Semana 28 de embarazo

Debido al total desarrollo de los sentidos del bebe, este, ya será capaz de reconocer la voz de su madre, por lo que puedes empezar a hablarle, ya que mediante sus movimientos responderá al sonido de tu voz, incluso, podría ser capaz de seguir el ritmo de una melodía si la escuchara frecuentemente, de hecho, se podrá emplear la música suave para relajarlo o al contrario para activarlo.

Su piel, preparándose cada vez más para la vida en el exterior, sigue acumulando una gran cantidad de grasa. Además, seguirá realizando el movimiento del parpadeo de los ojos, pero todavía no podrá ver con total claridad, más bien, percibirá una especie de continuos reflejos.

Es posible, que en 28 semanas de embarazo, notes unas ciertas molestias cuando estires tus músculos, esto es debido, a que el vientre tiene cada vez más tamaño. Puede ser en este punto donde podrían hacer su aparición las desagradables hemorroides, debido a que el útero realiza una mayor presión en tu sistema circulatorio, así pues, como medidas paliativas ante la presentación de las hemorroides puedes descansar con las piernas elevadas o evitar permanecer mucho tiempo de pie.
El facultativo médico, es en este momento cuando te citará para realizar una ecografía, en la cual, volverás a ver a tu pequeño, además, es previsible que te realice una analítica tanto de orina como de sangre para seguir con el control rutinario que requiere el embarazo.

Semana 29 de embarazo

Durante esta semana 29 de embarazo, el bebé comenzará a girarse para reposar dentro del útero y debido a estos movimientos, es posible que a menudo sientas sus pataditas en tu lateral, es decir, en las costillas.

Tanto sus músculos y pulmones siguen su desarrollo, pero también estará en pleno crecimiento su cabeza, para con ello, poder albergar el cerebro de una forma más cómoda.

Seguramente empieces a notar que aumentas de peso de una forma más rápida, hasta aproximadamente medio kilo por semana. Además, puedes percibir un aumento de los ardores estomacales e incluso sentirte constipada de vientre.

En la 29 semanas de embarazo comenzarás a sentir unas contracciones más regulares que en días anteriores, no obstante, dichos espasmos seguirán siendo muy leves en lo que se refiere a la intensidad.

Es muy posible que estés notando que tienes un mayor volumen de cabello, este efecto por norma general, es producido por las hormonas del embarazo, que lo que provocan, es una reducción de la caída del pelo, no obstante, la perdida de este suele darse una vez transcurrido el parto.

Semana 30 de embarazo

En estas 30 semanas de embarazo, la piel del bebe estará mucha más suave que en semanas anteriores; Además, la capa de vérnix sigue aumentando para ayudar al niño a regular su temperatura corporal e incluso, percibirá reflejos oculares que provoquen que el pequeño sea capaz de distinguir entre la claridad y la oscuridad.

Las medidas del bebé serán aproximadamente de 40 cm de longitud y tendrá un peso alrededor de 1 kilo y 400 gramos.

Notarás que tanto tu cadera como la pelvis siguen creciendo paulatinamente y como consecuencia, empezarás a sentir unas ligeras molestias en el diafragma o en las costillas cuando el pequeño esté en pleno movimiento.

Debido a la constante presión que la cabeza del pequeño ejerce sobre tu vejiga, necesitarás orinar más de lo habitual, así pues, es muy recomendable que practiques los denominados ejercicios de kegel, para evitar con ello, tener las molestas pérdidas de orina ante un ataque de risa o simplemente al estornudar.

Será en este momento cuando tu médico haga un control tanto de la tensión arterial como del peso, ya que lo normal es que en esta semana 30 de embarazo hayas engordado alrededor de unos 10 kilos.

A partir de esta semana, es muy posible que te puedas ver afectada por nuevos cambios de humor (como en el primer trimestre), no obstante, no debes preocuparte, es un rasgo diferenciador de que el final del embarazo está cerca; Aun así, es recomendable que le menciones al médico cualquier cambio que creas que se presenta en tu cuerpo, esto es aplicable a todo el embarazo semana a semana.

Debido al avanzado estado de gestación, es en este momento cuando podrás comenzar a asistir a las clases preparto, para empezar a prepararte para el ansiado momento de la llegada de tu pequeño al mundo.

Semana 31 de embarazo

Durante las 31 semanas de embarazo, el bebé habrá crecido a tal velocidad, que el útero se le empieza a hace cada día que pasa más pequeño, así pues, sus movimientos dentro la matriz serán cada vez costosos y el estirarse se convertirá en toda una hazaña.

Si la semana pasada, el desarrollo ya era avanzado, en esta semana 31 de embarazo, tanto los pulmones como los riñones ya están casi desarrollados en su totalidad, hecho que constata que el pequeño pueda llegar a orinar hasta casi medio litro al líquido amniótico.

El bebé tiene una apariencia totalmente humana, siendo sus dimensiones cercanas a los 42 centímetros con un peso relevante de kilo y medio.

Para ti mamá, la semana 31 se convertirá en esos días donde empieces a notar fuertes contracciones (hasta 5 por hora), además, tus pechos comenzarán a producir leche materna y observarás como tu tripa ha aumentado considerablemente, lo que trae como consecuencia, que la sencilla tarea de dormir se convierta en un hecho de lo más dificultoso.

Durante esta semana, también se originará el denominado “calostro”, el cual, se define como un líquido de tonalidad pajiza (amarilla) que expulsan las glándulas mamarias de las mujeres embarazas en los meses previos al embarazo e incluso durante un pequeño periodo del postparto, siendo esta substancia un aporte proteínico perfecto para el futuro niño.

En esta semana de gestación, recomendamos encarecidamente aumentar el número de comidas diarias, para con ello alimentar al bebe que se aloja dentro de ti.

Semana 32 de embarazo

En las 32 semanas de embarazo, el cerebro del bebe llega a tener una dimensión muy similar a la que dispondrá a la hora de nacer e incluso, varias investigaciones médicas atribuyen a esta semana de gestación, el primer recuerdo del niño, lo que constata que el pequeño ya dispone de memoria.

Las uñas del pequeño siguen con su crecimiento incesante y en el momento en que nazca, ya podrás observar una completa configuración de las mismas.

El bebé está cerca de los 50 centímetros (47 aprox) y puede llegar a pesar hasta unos 2 kilos.

En lo que respecta a la futura mamá, sus pechos siguen con la formación de la leche, y debido a este desarrollo, el calostro aparecerá en escena.
Estamos en una semana muy cercana al final de la gestación, por lo que ante cualquier síntoma contraproducente (vista nublada, dolores de estómago…) durante el embarazo semana a semana, es necesario visitar al médico de forma inmediata.

Semana 33 de embarazo

Sin ningún tipo de atisbo, en 33 semanas de embarazo, el pequeño ya es capaz de soñar; El bebé ya puede realizar movimiento oculares rápidos vinculados al sueño (MOR) que provocan una clara estimulación del cerebro, el cual, cada día que pasa está más desarrollado.

Los cinco sentidos del pequeño ya trabajan a pleno rendimiento, es decir, siente el tacto de sus manos y dedos, escucha el latir del corazón de su futura mamá, pueden degustar el líquido amniótico, visualizan todo aquello que le rodea e incluso, son capaces de oler cualquier aroma existente dentro del cuerpo.

Llegados a esta altura de embarazo, el feto mide cerca de 49 centímetros y por fin, ha alcanzado hasta los dos kilos de peso.

Seguramente, las contracciones en la madre serán más enérgicas, pero mientras no superen las cinco por hora, no te tendrás que preocupar; Además, es muy posible que los nervios de las muñecas empiecen a hincharse, lo que médicamente se denomina como el síndrome del túnel carpiano, no obstante, te aconsejo utilizar muñequeras y evitar en la medida de lo posible una mayor presión en la zona en cuestión para paliar dicho síndrome.

La alimentación sigue siendo un elemento imprescindible, así pues, debes continuar con una nutrición basada en al menos cinco comidas al día.

Semana 34 de embarazo

Durante estas 34 semanas de embarazo, es de vital importancia que el descanso sea un elemento principal en el desarrollo del feto, así pues, tanto el cerebro como los constantes estímulos que percibe el pequeño aumentan y se multiplican con el paso de los días, lo que viene a constatar, que tu hijo estará pendiente de todo lo que en su pequeño mundo le empieza a rodear.

Cada vez queda menos para dar a luz, y ya deberías tener en cuenta todos aquellos síntomas previos al parto que van a ir apareciendo a lo largo de los días, así pues, constantes contracciones, el famoso he roto aguas (se rompe el saco amniótico), dolor lumbar y abdominal, una prominente dilatación del útero y la pérdida de un flujo mucoso o vaginal teñido de sangre, son algunas de las señales de que el parto está más cerca que nunca.

Las visitas al médico se convertirán en un hecho innegociable, donde seguir las prescripciones del especialista están a la orden del día; Así pues, si tienes cualquier dolor, molestia o síntoma mencionado anteriormente acude al especialista sin ningún tipo de compromiso.

Semana 35 de embarazo

En las 35 semanas de embarazo, tanto las conexiones cerebrales como las neuronas se han multiplicado por millones e incluso, serán vitalicias; Además, la cabeza con su vinculante cerebro han alcanzado generalmente el tamaño definitivo.

El cuerpo humano es muy inteligente, por lo tanto, en esta 35 semana de embarazo, el sistema inmunológico transmitirá al feto un respaldo y protección ante enfermedades como el sarampión, la varicela o las paperas, hasta una primera vacunación del bebé.

En lo que respecta a la piel del niño, esta comienza a tener una apariencia más suave y lisa e incluso empieza a desaparecer el famoso lanugo que cubría el cuerpo del feto.

La semana 35 de embarazo, ¡¡que poco queda ya!! Así pues, además de las contracciones, la hinchazón de las muñecas y los tobillos, las pérdidas de sangre y la posible dilatación del útero, podrás empezar a observar (en algunas mujeres) que el ombligo despunte un poco de la zona de la tripa y seguramente, necesites orinar de forma más regular y repetida en el tiempo.

Semana 36 de embarazo

El espacio en el útero empieza a ser reducido, así pues, tu pequeño tendrá menos rincones donde moverse debido a su total desarrollo de hasta 50 centímetros; Además, se empieza a apreciar una especie de grasa acumulada que perfecciona el cuerpo y la piel presentará una tonalidad más rosácea que en semanas anteriores.

Te sientes pesada, ¿verdad?, es normal, así pues, seguramente, en la 36 semanas de embarazo, hayas aumentado más de 11 kilos y es muy posible que ganes alguno que otro más; Además, seguirás teniendo las malacostumbradas hinchazones que provocan un malestar continuo, así pues, debes acostumbrarte (si no lo estabas ya) a descansar de manera constante, hidratarte de manera regular y evitar en la medida de lo posible un posible estrés contraproducente.

Embarazo y lactancia

Semana 37 de embarazo

Cada día que pasa, el pequeño está situado en una mejor posición, es decir, con la cabecita hacia abajo y preparado para nacer; No obstante, el médico que te está tratando realizará una ecografía que constate la disposición del niño, para con ello, facilitarte diversos métodos de posicionamiento del cuerpo ante una situación desfavorable como por ejemplo que venga de nalgas…

Además, dependiendo de dicha posición fetal, el médico en cuestión valorará un posible parto por cesárea.

Sus medidas en 37 semanas de embarazo, dejarán de variar excesivamente, así pues, el pequeño medirá unos 50 centímetros y pesará entre 2.5 y 3.2 kilos.

Semana 38 de embarazo

En la 38 semanas de embarazo, es muy posible que tu parto se haya adelantado, si no es así, tampoco pasa nada, aún no hemos llegado al final del ciclo; No obstante, está claro que el computo de días están llegando a su culminación.

Estas últimas semanas de gestación, son todas muy parecidas, así pues, debes seguir manteniendo un control de los posibles síntomas que presentan un acercamiento al parto.

Semana 39 de embarazo

En las 39 semanas de embarazo, debes tener todo preparado para una más que posible “rotura de aguas”; La oxitocina ya se ha generado y por lo tanto, seguirá controlando de manera constante las contracciones del útero; Además, el pequeño sigue ingiriendo líquido amniótico, pero en esta semana, lo irá almacenado como substancia de deshecho que se convertirá en su primera defecación tras el parto.

El cordón umbilical que enlaza y transporta los alimentos desde la placenta al pequeño, ya tiene unas dimensiones considerables, asimismo, puede llegar a alcanzar los 50 centímetros de longitud y los 1.5 centímetros de grosor.

Sigue atenta a los síntomas preparto, es decir, además de romper aguas, tienes que controlar las contracciones, las pérdidas de sangre y los dolores abdominales.

Semana 40 de embarazo

Todo está preparado para el nacimiento de tu ansiado hijo, han sido nueve meses duros en los que el pequeño ha dado por finalizado su desarrollo, es decir, tiene las dimensiones perfectas, los órganos están formados, la vérnix y el lanugo han desaparecido en su totalidad e incluso, se podrán apreciar las uñas y el pelo de la cabeza en todo su esplendor.

En esta última semana de embarazo, tanto la placenta como los pulmones serán dos elementos vinculados entre sí, que favorecerán el desarrollo del parto. En esta actuación, entra en escena la oxitocina, la cual, se define como una hormona que se genera cuando los pulmones del pequeño se han desarrollado en su totalidad, produciendo con ello, que la placenta aminore la difusión de la progesterona y produzca la oxitocina que regulará las contracciones de la madre.

¡Ya queda poco! No te desesperes, en 40 semanas de embarazo, los cambios en tu cuerpo han sido constantes (el pecho, la tripa, el ombligo, los tobillos, tu peso…) no obstante, tu pequeño ya está en la posición adecuada para que continúen las contracciones (cada vez más constantes), rompas aguas y dilates lo suficiente el cuello de útero (cérvix) como para que el pequeño pueda dar a luz.

¡Enhorabuena! Lo has conseguido, tu embarazo semana a semana ha tenido un maravilloso final!

Todo lo que tienes que saber, en un resumen satisfactorio de todos los elementos que se van formando mes a mes durante las semanas de embarazo, Así pues…

el final del embarazo y el parto

Embarazo semana a semana calendario resumen:

Mes 1 de embarazo semana a semana:

1 – El óvulo es fecundado por los espermatozoides.
2 – Se configura la mórula en su travesía por las trompas de Falopio.
3 – Se forma el blastocisto (alberga entre 100 y 200 células dentro del útero)
4 – Los estrógenos hacen su presentación (señal manifiesta de un principio de desarrollo).
5 – La placenta y el embrión comienzan a crecer (cabeza, cuerpo y cola)
6 – Se empieza a manifestar el tubo neural, la columna vertebral, el sistema nervioso y la médula espinal.
7 – Se forma el corazón (llega a latir 150 veces por minuto). Durante las primeras semanas se ocupará de la alimentación del embrión.
8 – Se empiezan a apreciar un pequeño atisbo de lo que serán los ojos , las orejas y la nariz.
9 – En el embrión, se puede hacer una diferenciación en tres capas correctamente contrastadas; El endodermo, el ectodermo y el mesodermo.
10 – La madre empezará a conocer los síntomas más característicos del embarazo, es decir, fatiga, náuseas, vómitos, sueño…y demás sintomatologías mencionadas anteriormente.

Mes 2 de embarazo semana a semana:

1- Se presenta el ADN; (Los 46 cromosomas), 23 por parte del óvulo y 23 del lado del espermatozoide.
2 – Se establecen las características y especificaciones del bebé, es decir, el color de la piel, la fisiología o la tonalidad de los ojos.
3 – El corazón, la anatomía del rostro, el estomago y los pulmones siguen o empiezan su crecimiento.
4 – El embrión ya se ha convertido en feto.
5 – El corazón, el sistema nervioso y la placenta siguen con su continuo desarrollo.
6 – Se origina un proceso de subdivisión celular en el cerebro (neurogénesis).
7 – Se desarrollan de manera minoritaria los músculos, las costillas, la médula espinal y el esqueleto.
8 – Se empieza a desarrollar el cordón umbilical.
9 – La placenta (una vez evolucionada) empezará a realizar sus funciones alimenticias, respiratorias y nutricionales.
10 – La madre notará en esta semana embarazo, un crecimiento del tamaño del útero y seguirá padeciendo los síntomas recurrentes, es decir, fatiga, sueño, estreñimiento, náuseas, vómitos…Además, es de suma importancia dejar de ingerir productos que puedan dañar el desarrollo del feto, es decir, alcohol, tabaco, drogas…

Mes 3 de embarazo semana a semana:

1 – El feto se mueve; El sistema nervioso funciona correctamente.
2 – Se empieza a notar un mayor atisbo de lo que serán las manos, las piernas, los dedos, las rodillas y los brazos.
3 – Se realiza una subdivisión en el corazón (ventrículos y aurículas).
4 – Se empieza a constituir el aparato genital del bebé.
5 – Crecimiento neuronal (más de 200.000 nuevas neuronas)
6 – La vesícula, las cuerdas vocales y el páncreas empiezan a desarrollarse.
7 – Si eres niño, los testículos empezarán a fabricar la testosterona.
8 – Reflejo patelar (movimientos constantes y persistentes).
9 – El feto es capaz de eliminar el líquido amniótico a través de la orina.
10 – Has pasado los peores meses; Seguramente des la noticia a todos tus allegados.
11 – Los síntomas de la madre van aminorando, no obstante, aun se aprecian algunos malestares vinculados al embarazo.

Mes 4 de embarazo semana a semana:

1 – Aparece el pelo de la cabeza, el cuerpo, las cejas o las pestañas; Además, también se presenta el denominado lanugo (vello capilar que recubre el cuerpo del bebé).
2 – La placenta continúa con el tratamiento alimentario, nutritivo y respiratorio del feto.
3 – Las orejas, las piernas, el cuello, los brazos e incluso los labios empiezan a perfeccionarse.
4 – El médico constatará la posibilidad de presentar alguna anomalía genética, así pues, valorará la aparición de algún rasgo determinante del síndrome de Down, el síndrome de Turner y demás sintomatologías cromosómicas.
5 – El cerebro, el esqueleto, el hipotálamo o el sistema nervioso se diferencian a la perfección.
6 – Sensación de hormigueo e incluso alguna patadita dentro del seno materno.
7 – El feto puede mover la cabeza, agarrarse los pies, sujetarse las manos e incluso arrugar el entrecejo.
8 – Aparece el vérnix, cuya función es la regulación de la temperatura corporal y la protección de la piel.
9 – Los sentidos del feto evolucionan, así pues, siente el tacto, puede llegar a escuchar e incluso abrir y cerrar los ojos.
10 – Seguramente se valore realizar una primera ecografía, en la cual, se pueda discernir cualquier tipo de complicación en el desarrollo del feto.

Mes 5 de embarazo semana a semana:

1 – Los órganos genitales siguen su óptimo desarrollo.
2 – El cerebro y el sistema nervioso siguen con su desarrollo evolutivo.
3 – Las varices pueden empezar a presentarse.
4 – El aumento tanto del pecho como de tu propio peso empieza a ser más que notorio.
5 – El bebé empieza a discernir lo que es la luz.
6 – Se presenta un aumento del bombeo de sangre; Además, los pulmones, el cerebro (25.000 nuevas neuronas) y el sistema digestivo evolucionan adecuadamente.
7 – El futuro bebé no parará de moverse.
8 – Seguramente descubras el sexo de tu bebé.
9 – El sistema límbico (controla los sentimientos) esta en constante desarrollo.
10 – Las cejas, los párpados y las uñas están completamente desarrolladas.

Mes 6 de embarazo semana a semana:

1 – La circulación sanguínea hacia las piernas se ralentiza debido como no a que se ejerce mucha presión sobre el útero.
2 – Puede darse un evidente sangrado de las encías (gingivitis del embarazo).
3 – El cerebro se está desarrollando de una manera muy eficaz
4 – Los globos oculares evolucionan de una manera constante.
5 – Aparece el reflejo del parpadeo.
6 – Se realiza el test O’sullivan (ausencia de la diabetes gestacional).
7 – El oído tendrá un desarrollo contrastado.
8 – Es posible que el peso del bebé alcance cerca de 1 kg.
9 – El bebé puede llegar a chuparse el dedo y abrir y cerrar los ojos de manera constante.
10 – Los pulmones están casi completamente desarrollados.

Mes 7 de embarazo semana a semana:

1 – A este mes se le atribuye el primer posible recuerdo del bebé.
2 – Las uñas ya tienen un aspecto definitivo.
3 – Se configurará el calostro (los pechos se preparan para la lactancia materna).
4 – Empezarás a notar un mayor número de contracciones (hasta 5 por hora).
5 – Los riñones y los pulmones se están desarrollado a la perfección.
6 – El bebé puede llegar a orinar hasta medio litro de líquido amniótico.
7 – Deberás aumentar el número de comidas diarias. (Tendrás que alimentar al pequeño)
8 – El útero empieza a ser reducido debido al considerable tamaño del bebé…Eso es buena noticia.
9 – Realiza ejercicios de Kegel.
10 – Debes estar en constante contacto con el médico que te está tratando y comentarle cualquier duda que se presente.

Mes 8 de embarazo semana a semana:

1 – El bebé es capaz de soñar. (Movimientos oculares rápidos)
2 – Todos los sentidos del bebé trabajan a pleno rendimiento.
3 – El bebé puede llegar a degustar el líquido amniótico.
4 – Las contracciones aumentarán.
5 – El bebé percibe todos los estímulos de la madre.
6 – Las conexiones cerebrales se han multiplicado innumerablemente.
7 – El sistema inmunológico entra en escena. (Protege al bebé de posibles infecciones)
8 – Es posible que hayas aumentado más de 11 kilos de peso.
9 – Tendrás que descansar e hidratarte de una manera más que correcta.
10 – Evita el estrés a toda costa.

Mes 9 de embarazo semana a semana:

1 – El bebé debería empezar a posicionarse en la situación adecuada de alumbramiento.
2 – El médico realizará una ecografía que constate el posicionamiento del cuerpo; Por ejemplo, que el bebé pueda venir de nalgas.
3 – El bebé puede llegar a medir cerca de 50 centímetros de longitud y pesar en torno a los 3 kilogramos.
4 – El embarazo está llegando a su fin.
5 – Debes ir preparándote para la rotura de aguas.
6 – La oxitocina ya se ha generado (controla las contracciones del útero).
7 – El bebé sigue ingiriendo líquido amniótico. (Lo almacena como deshecho), es decir, se convertirá en su primera defecación.
8 – El cordón umbilical ya posee un tamaño adecuado. (50 centímetros)
9 – Control de las pérdidas de sangre, las molestias abdominales y como no, de las contracciones.
10 – Es muy posible que tanto el vérnix como el lanugo hayan desaparecido.
11 – Rotura de aguas, constantes contracciones, dilatación del cuello uterino, es decir, ingreso inmediato en el hospital para preparar el parto.
12 – Ya estás preparada para empujar y seguir todas las recomendaciones del médico para con ello, desarrollar un parto eficaz.

Cuestiones más comunes sobre tu embarazo semana a semana

Ahora bien, seguramente durante este periodo de 9 incesantes meses, habrán sobrevolado tu cabeza un montón de cuestiones, incertidumbres, dudas y demás factores, de los que estaré encantada de solucionar de manera clara y concisa; Así pues, ¿Que pasaría si salgo de cuentas?, ¿Cómo va a ser el desarrollo del parto?, ¿Qué tipos de parto existen, puedo elegir?, ¿Calcular semanas de embarazo?, ¿Cómo tenemos que valorar la alimentación? y demás cuestiones que seguramente se estimarán positivamente durante el proceso de embarazo semana a semana.

Así pues… 1 – Salir de cuentas; 2 – Tipos de parto; 3 – Desarrollo del parto; 4 – La epidural; 5 – El postparto; 6 – La lactancia materna; 7 – La alimentación; 8 – Los antojos; 9 – Niño o niña; 10 – La pastilla anticonceptiva; 11 – Las estrías; 12 – La ovulación; 13 – El aborto; 14 – Licencia maternidad en el trabajo; 15 – La incubadora; 16 – La toxoplasmosis; 17 – Embarazo y mascotas; 18 -El nombre de tu hijo; 19 – La esterilidad.

embarazo y precauciones

1 – ¿Qué pasa si salgo de cuentas y mi hijo aún no ha nacido?

Desde un principio (mas o menos) el ginecólogo que te está tratando ha constatado una fecha prevista del nacimiento del pequeño (calculadora semanas de embarazo), no obstante, este plazo no tiene porque ser exacto, así pues, no debes preocuparte, el médico, está totalmente a tu disposición para concretar todo aquello que necesites.

Apenas el 5% o 6% de los partos se realizan en la fecha correspondiente; Seguramente, este hecho te hace estar más relajada, ¿verdad?, por lo tanto, debes seguir con los controles médicos pertinentes; No obstante, debemos tener en cuenta los factores que pueden excluir la fecha originaria de nacimiento del pequeño; Así pues…es posible, que debido a circunstancias ambientales o a un error en la fecha calculada de parto este plazo pueda variar.

A pesar de esta coyuntura, el médico en cuestión es muy posible que realice distintos procesos como son una ecografía que determina el volumen de líquido amniótico y los espasmos o movimientos del bebé, una monitorización del número de pulsaciones del corazón y una más que posible amnioscopia, que determina la tonalidad del fluido amniótico, para con ello, constatar una fecha de alumbramiento.

2 – ¿Qué tipos de partos existen? ¿Puedo elegir el que yo prefiera?

En una primera división de carácter evidente, podemos diferenciar el parto vaginal y el parto a través de cesárea, pero, ¿en que se diferencian?…

1 – Parto vaginal: Si el pequeño, dentro de la zona uterina está situado con la cabeza hacia abajo, significa que esta bien colocado, así pues, se podrá iniciar con las contracciones que provocarán la dilatación y consecuente expulsión del niño, no obstante, si el bebé viniera de nalgas, pero el médico no aprecia riesgo alguno también se podrá desarrollar el parto a través de la vagina.

Dentro de los partos de naturaleza vaginal, podemos hacer una división a tres bandas, es decir, podemos atender al parto natural, parto en el agua y el parto de cuclillas (estos dos últimos menos comunes).

1.1 – Parto natural: Este tipo de parto se define como el proceso más íntimo de alumbramiento, puesto que se evita en la medida de lo posible la utilización de fármacos que alivien el proceso final del embarazo; Además, el parto natural está dirigido a aquellas madres y bebés que no presenten riesgo alguno.

1.2 – Parto en el agua: Este tipo de alumbramiento se puso de moda al ser un parto de carácter natural (se limita la incursión de medicamentos) y se realiza a mujeres que no supongan ningún riesgo en el desarrollo del parto.

En este tipo de parto, la futura mamá, se tiene que encontrar en una situación cómoda y relajada; El agua, tiene que estar a una temperatura relativamente caliente (37ºC) y al sumergirte en ella, el cuello del útero se dilatará de una forma más rápida, evitando con ello, un mayor cansancio de la madre.

Es necesario que previa inmersión en el agua, la dilatación del cérvix (cuello del útero) alcance al menos los 4 centímetros, para con ello, no poner en riesgo una posible ralentización de las contracciones; Además, se recomienda que este proceso no dure más de 2 horas, puesto que podría cansar en demasía a la madre en cuestión.

1.3 – Parto de cuclillas: Puedes parir si te sitúas en una posición de semicuclillas, por la cual, el descenso del bebé por el cuello uterino puede llegar a ser más placentero para la madre, ayudándola a incrementar las contracciones y calmar el nerviosismo.

2 – Parto por cesárea: Si el bebé tuviese dificultades para salir del cuello uterino de la madre (imposibilidad de parto vaginal) el médico en cuestión, realizará previa anestesia (generalmente epidural), una incisión en la zona abdominal y uterina para con ello facilitar la salida del pequeño.

Así pues, el doctor realizará los siguientes pasos para realizar este tipo de parto por cesárea:

1 – La operación se realizará en un quirófano preparado para dicha función.
2 – Aplicación de la anestesia epidural o espinal dependiendo del caso en cuestión.
3 – Se debe lavar y afeitar la región del abdomen.
4 – Posteriormente, el doctor colocará un catéter en la vejiga de la mujer para drenar la orina durante la operación.
5 – Se introduce una aguja en el brazo de la mujer con el objetivo de proveer a la madre de fármacos o medicamentos, si así lo necesitara.
6 – Dependiendo de la posición en la que se encuentra el bebé, el cirujano realizará una incisión vertical u horizontal en la zona del pubis (la mamá tiene que estar anestesiada).
7 – El cirujano realizará una nueva incisión en la pared del útero para poder sacar al bebé del saco amniótico.
8 – Se retirará de forma completa la placenta que nutría al feto durante la gestación.
9 – El cirujano suturará la incisión y valorará cualquier posible anomalía tanto en el bebé como en la mujer.
10 – Este proceso puede llegar a durar cerca de 1 hora.
11 – ¡¡Enhorabuena!! Ya tienes a tu bebé en brazos.

Ahora bien, ¿Cómo recuperarte de una cirugía por cesárea?

Evidentemente, la mejor manera de dar a luz es a través de un parto natural, pero si por desgracia este no ha sido tu caso, presta atención a los siguientes consejos que mejorarán el rendimiento de tu recuperación.
Entiendo que estás cansada, que tienes que alimentar a tu bebé, seguro que tienes nauseas y que los puntos de la cesárea son bastante dolorosos, pero, no te preocupes, ¡¡en una par de semanas te encontrarás como nueva!!.

Así pues, es recomendable que tengas cierta actividad que palie un posible coagulación de la sangre, no obstante, siempre con relajación, puesto que no estás al 100% de tu energía.

Evita a toda costa levantar objetos pesados, ya que los músculos del abdomen acaban de pasar por un elevado esfuerzo.

Es muy posible que el médico te prescriba una buena variedad de analgésicos que moderen el dolor y suavicen la dureza los deshechos cuando tengas que ir al servicio.

El apoyo emocional es de vital importancia, así pues, toda tu familia te tiene que ofrecer todo su sostén, para que sobrelleves de la mejor manera posible las siguientes semanas.

En definitiva, sea cual sea el parto que se ejecute, será el médico el que te aconseje todas las opciones a seguir para que tanto tu como el pequeño que alumbrarás, paséis el menor riesgo posible.

3 – ¿Cómo se desarrolla un parto?

Paso a paso, para que no te lleves sorpresas; Imagínate que ya esta en los día previos a dar a luz, muy bien, seguramente en este caso hayas notado una serie de síntomas más que aparentes, así pues, los tres principales indicios son; Unas contracciones frecuentes y constantes en el tiempo con la consecuente dilatación del seno materno, la expulsión del “tapón” de textura mucosa del cuello uterino y como no, la famosa rotura de aguas y posible sangrado de la zona en cuestión.

Si estos síntomas ya están presentes, ir directamente al hospital para iniciar el proceso de parto definido en tres etapas claramente diferenciables entre si.

1 – La primera etapa, es la conocida como fase de dilatación, por la cual, las contracciones sufridas se harán cada ves más frecuentes en favor de la dilatación del útero; Así pues, una vez que el diámetro del cuello uterino consigue alcanzar los 10 centímetros de dilatación, se podrá iniciar con la siguiente etapa, puesto que el feto ya puede atravesar la zona en cuestión.

2 – La segunda etapa se denomina fase de expulsión, el famoso, ¡¡empuja!!, asimismo, notarás una elevada presión en la vagina, lo que te hará estimular el proceso de empuje para que el bebé atraviese el cuello uterino.

3 – En la tercera etapa de parto, la mujer ya ha dado a luz (alumbramiento), es decir, el feto ha podido salir completamente de la zona uterina, trayendo consigo la expulsión total de la placenta.

3.1 – Una vez que el bebé ya ha nacido, toca cortar el cordón umbilical, por lo tanto, tras pasar unos minutos, el tocólogo realizará la incisión, por la cual, el pequeño empezará a respirar por si mismo.

Ya tienes a tu hijo en los brazos…¡¡Enhorabuena!!

3.2 – Seguidamente, y antes de abandonar la sala de partos, el médico realizará una serie de exámenes que evaluarán el estado de la madre tras el esfuerzo realizado (tensión arterial, pulso, temperatura corporal y rendimiento de los pulmones).

4 – La epidural. Todo lo que debemos saber sobre sobre la anestesia epidural.

¿Qué es la anestesia epidural?

La epidural es un método de anestesia que se aplica en la región de la columna vertebral de la madre y que reduce o elimina en su totalidad la sensación de dolor y desazón en la zona inferior del cuerpo.

¿Cómo se suministra la epidural?

La anestesia epidural se administra a través de una especie de sonda o catéter conectado a un tubo hueco y flexible que se introduce en el denominado espacio epidural, es decir, en la región exterior de la membrana que envuelve a la espina dorsal.

¿Cómo se realiza el procedimiento?

Lo primero es situarte en posición fetal, posteriormente, una vez lavada la zona en cuestión, la enfermera administra anestesia en la región determinada e introduce la aguja en la franja baja de la espalda; Seguidamente, el anestesista pasará el mencionado catéter por la aguja, la cual, será retirada una vez sujeto el catéter por donde se administrará el medicamento.

Tras realizar una primera dosis de prueba, el médico valorará si transmitir una dosificación más amplia y seguidamente, monitorizarán tanto la tensión arterial y el ritmo cardiaco para constatar que se pueda producir alguna reacción contraproducente para la madre y el bebé.

A partir de los 15 minutos desde la inyección de la anestesia (si todo se desarrolla correctamente) empezarás a notar una mayor insensibilidad y adormecimiento de la región inferior del cuerpo, siendo totalmente controlada y regulada durante el proceso de parto.

¿ Cuáles son las ventajas de la anestesia epidural?

1 – Evidentemente, la epidural es un calmante muy eficaz que reducirá el dolor durante el parto.
2 – Debido a que es anestesia local, estarás despierta en todo momento, pudiendo descansar un poco para coger fuerzas a la hora de empujar el feto por el cuello del útero.
3 – Al bebé, apenas le llega una mínima dosis de la anestesia inyectada, por lo que ni la notará.
4 – La anestesista puede controlar todos los parámetros necesarios (cantidad, intensidad, suministro…) pudiendo observar la evolución del parto.
5 – Si te tienen que practicar una cesárea, la epidural será un gran aliado en el desarrollo de la cirugía.

¿Cuáles son las desventajas de la anestesia epidural?

1 – La anestesia epidural se realiza a través de una inyección intravenosa.
2 – Deberás estar en posición fetal durante al menos 20 minutos (bastante incomoda)
3 – Puede resultar más difícil dar a luz, puesto que pierdes la sensación de la zona inferior.
4 – Pueden aparecer mayores desgarros y un aumento de la temperatura corporal.
5 – En algunos casos se producen constantes nauseas y vómitos en la mujer.

5 – Los días de después del parto, es decir, el postparto.

Tras el parto y consecuente nacimiento del nuevo inquilino de la casa, la mujer (mamá) experimentará constantes y sonantes síntomas que dependiendo de la trascendencia, tienen que ser tratados por el médico; Así pues, podrás observar que aparecen hemorragias vaginales, cansancio y fatiga, arduos dolores en las zonas afectadas (cicatriz de la episiotomía o de una posible cesárea), contracciones postparto, complicaciones e incontinencia a la hora de orinar, dificultades a la hora de defecar con sus consecuentes hemorroides, molestias y enrojecimiento de los pechos y cicatrices e incluso, existen casos de indicios de depresión tras el parto.

Así pues, si estas condicionado por alguno de estos síntomas no debes pensarlo dos veces, puesto que tendrás que acudir al médico para que realice las pruebas pertinentes.

6 – La lactancia materna. Un efecto vinculado al postparto de la madre.

La lactancia materna, es decir, la alimentación con la leche de los senos maternos; Este do de pecho se define como el procedimiento más recomendable para nutrir y alimentar al recién nacido, para con ello, conseguir que el desarrollo, crecimiento y evolución del pequeño sean saludables.
Se recomienda que la lactancia materna se realice de manera exclusiva durante al menos los primeros 6 meses de vida del pequeño, no obstante, se debe continuar con este proceso hasta los 2 años si se acompaña con los complementos nutritivos necesarios para esta edad.

Pero, ¿Cómo debo colocar el pecho para amamantar a mi hijo?, Fácil, sin mayor dificultad aparente; Así pues…

1 – En primer lugar, debes sostener al niño en una posición en la que no tenga que mover la cabeza para poder coger el pezón, es decir, “un vientre frente al otro a la altura del pecho”.

2 – En segundo lugar, tendrás que cerciorarte de que el bebé se siente lo suficientemente cómodo como para amamantar, así pues, procura que el pequeño disponga de una postura recta (espalda, cadera, cuello…)

3 – Tu cuerpo, también tiene que estar lo más confortable posible, así pues, acomódate para situarte lo más cerca del niño, protegiéndolo con tus brazos; Dependiendo de la silla o sofá utilizado se recomienda emplear un cojín o almohada situado en el regazo que te acerque más a la cabeza del pequeño, sin perder el acomodo necesario para dar el pecho.

“Recuerda que es el bebé el que tiene que acercarse al pezón y no al contrario.”

4 – Ya estás preparada, tan sólo te tienes que relajar y dejar que el propio niño sea el que se engancha al pezón para con ello empezar con la succión de la leche materna.

5 – Este proceso puede variar constantemente de intervalo de tiempo, no obstante, el pequeño puede llegar a estar hasta 40 minutos mamando, de ahí, la necesidad de una constante comodidad del equipo que formáis. Asimismo, en la mayoría de los casos, es el propio bebé el que dará por finalizada la succión, ya por que se siente totalmente alimentado o los senos se han vaciado.

7- La alimentación durante el embarazo semana a semana y tras el parto

Ya lo hemos comentado anteriormente, pero que mejor que ahondar en uno de los factores más importantes en el transcurso del embarazo, así pues, detallaremos todos aquellos puntos a seguir para realizar una óptima gestión durante y tras el periodo de gestación.

En primer lugar, reconozcamos todos aquellos alimentos que se definen como perjudiciales, es decir, ¿Qué alimentos debemos evitar beber y comer durante el embarazo?

1 – De forma clara y concisa (como hemos comentado anteriormente) es de vital importancia eliminar de tu dieta la ingesta de alcohol y tabaco y al menos, reducir en casi su totalidad tomar sal, café y todas aquellas bebidas con cierto grado de cafeína que puedan presentar factores desfavorables ante el desarrollo del embarazo.

2 – A lo largo y tedioso recorrido gestacional, has de evitar en la medida de lo posible los siguientes sustentos; Así pues…dejemos guardado en la nevera, congelador o supermercado, la leche sin pasteurizar, las carnes o pescados poco hechas (steak tartare, sesos, hígado, sushi), las salchichas, los embutidos, los quesos blandos (Camenbert, Brie, queso azul…), los huevos crudos, ciertos postres como el tiramisú o la mousse y aunque no lo comamos en demasía, estudios constatan que no es recomendable comer pez espada y tiburón, debido a su alto nivel de mercurio (elementos perjudicial para el desarrollo gestacional).

Ahora bien; ¿Que alimentos son necesarios para un correcto desarrollo del embarazo?

Muchos estudios médicos constatan que ingerir ácido fólico durante el embarazo es sumamente importante para el desarrollo del tubo neural (cerebro), así pues, existen gran variedad de alimentos que contienen dicho nutriente vitamínico (frutos secos, verduras, cítricos, los frutas…), no obstante, muchos especialistas ya recomiendan la ingesta de este suplemento (sin incorporar al alimento) antes y durante el periodo de gestación.

El calcio, es un elemento indispensable en las mujeres embarazadas, así pues, el fortalecimiento de los huesos es un hecho innegociable en el tratamiento del embarazo; Así pues, la leche, el salmón, las espinacas, el brécol y los zumos son alimentos beneficiados de un alto grado de calcio.

En resumen, una buena dieta está formada por verduras y frutas bien lavadas, carnes y pescados que estén perfectamente cocinados (cero crudo), el agua, la leche o cualquier elementos que contenga calcio (exceptuando los comentados anteriormente), los zumos, los frutos secos y una buena dosis de ácido fólico.

Tras el parto, la alimentación es igual o más importante, puesto que ayudará a la producción de la leche materna; Así pues, evita en la medida de lo posible la ingesta de alcohol, café, bollería y exceso de azucarados y sales.

Embarazo semana a semana vídeos:

8 – Los famosos antojos de las embarazadas ¿Qué hay que saber de ellos?

Que marido no conoce los antojos de su mujer…Seguro que en algún momento del embarazo has tenido la necesidad de comer algún alimento que anteriormente ni pensabas que te haría tanto bien.

Por norma general, las mujeres embarazadas tienen antojos hacia la fruta, el chocolate, a las comidas de la abuela, al pan e incluso a los alimentos con un toque picante, no obstante, se han dado casos de anhelo (no sólo alimentario) a sentir el tacto o gusto de materiales como el almidón, el algodón o la arcilla; En estos casos, al igual (de manera inmediata) que en los otros arriba mencionados, es de necesaria y vital importancia acudir al médico para que constate cualquier información que sea importante durante el embarazo semana a semana.

Siempre que los antojos que tengas favorezcan el desarrollo del feto, no habrá ningún problema, en caso contrario, deberás intentar suplirlos con otros menesteres.

9 – Niño o niña

¿Mi bebé será niña o niño?, seguramente esa es una de las preguntas que más rondan vuestras cabezas, la ilusión por saber el sexo del pequeño es algo inigualable; Así pues, ahondemos en las técnicas médicas utilizadas que determinan el color de la habitación del pequeño.

1 – Prueba de ultrasonido:

Conocida también como ecografía o sonograma, la prueba de ultrasonido, es un ensayo o examen clínico indoloro que utiliza ondas sonoras para establecer una imagen relativamente nítida del bebé que crece en tu interior; Además, gracias a esta prueba se puede apreciar el útero, la placenta, el líquido amniótico (cantidad) y demás órganos que puedan concretar información pertinente al desarrollo del feto o alguna anomalía existente fundamental para el embarazo semana a semana.

En este mismo sentido (ultrasonido) los especialistas utilizan el denominado Doppler para poder escuchar el constante latir del corazón del bebé.

2 – Prueba de sexo fetal:

A través de la recogida de sangre (análisis) se puede constatar el sexo del bebé; Así pues, desde hace años, varios estudios médicos han demostrado que al realizar una analítica de la madre, es posible que el ADN fetal cruce la defensa de la placenta y forme parte de sistema circulatorio pudiendo constatar su naturaleza sexual.

3 – Amniocentesis:

La prueba de la Amniocentesis se define como un examen clínico que basa su fundamento en la extracción del líquido amniótico con células de naturaleza fetal, para con ello, poder conocer el sexo del bebé; Además, a través de este ensayo se pueden detectar anomalías como el síndrome de Down, el síndrome de Turner y el síndrome de Edwards cuyo desarrollo congénito puede afectar al crecimiento del niño.

Como dato anecdótico y poco clínico, desde tiempos de nuestros antepasados, se han originado diversos métodos de constatación del sexo del bebé, que sin ser evidentemente rigurosos son de digno valor debido a su carácter disparatado:

1 – El latido del corazón; Si late más de 140 veces por minutos es una niña, en caso contrario será un niño.

2 – La prueba del anillo; Si nuestro protagonista (el anillo atado a una cuerda) gira alrededor de tu tripa acostada de derecha a izquierda, será una niño, si por lo contrario, realiza movimientos circulares, una niña tendrás.

3 – La magia del ajo; Esta técnica es perfecta para los amantes del ajo; Así pues, tan solo te lo tendrás que comer, y si tras la ingesta tu piel no huele a nada, tendrá una niña, sin embargo, si la piel desprende un pérfido olor, está claro, tendrás un niño.

4 – La tonalidad de los pezones.
Fácil, si durante el embarazo tus pezones han cogido una tonalidad más oscura, seguro que estás esperando un niño, no obstante si mantienen su coloración, será una preciosa niña.

5 – Los calendarios Maya y Chino.
A través de diferentes factores como la edad de la madre, la fecha en que se concibió al pequeño y las numeraciones par e impar, la civilizaciones Mayas y Chinas podían saber el sexo del bebé…¡¡Alucinante!!

10 – La pastilla anticonceptiva. ¿Qué es?

También conocida como la píldora, la pastilla anticonceptiva es posiblemente el método de prevención del embarazo más popular y eficaz; Así pues, esta pastilla contiene una serie de hormonas que regulan y controlan la actividad del útero y los ovarios.

La pastilla anticonceptiva, a pesar de su efectividad en términos de prevención gestacional, no protege de posible transmisiones infecciosas de naturaleza sexual como el Sida (VIH), la hepatitis B, la gonorrea o la sífilis, por lo que es de vital importancia el uso del preservativo.

Previa adquisición de la píldora (en farmacias o prescrita por el médico) se debe consultar a un especialista que determine cuales son las que mejor se pueden amoldar a tu organismo, asimismo, una vez realizado el examen pertinente, las pastillas tienen que ser ingeridas de manera regular y constante, es decir, un comprimido al día, estableciendo una misma hora para realizar su consumo.

No obstante…¿Que pasaría si me olvido de tomar una pastilla anticonceptiva?

La clave está en las 12 horas, es decir, si han pasado menos de dichas horas desde el momento en que te olvidaste de tomarla, no te preocupes, puedes ingerir la pastilla en cuanto lo recuerdes y proseguir a continuación con el horario que tenias estipulado; En el supuesto de haberse superado esa franja horaria, el procedimiento es el mismo, pero con la obviedad de que la capacidad anticonceptiva habrá disminuido.

Otro factor a tener en cuenta, es la semana en la que te olvidas de ingerir la píldora, así pues…

Si el descuido ha sido en la semana 1, debes ingerir el anticonceptivo de manera inmediata en el supuesto de haber realizado el acto sexual en los 5 días anteriores, no obstante, en el supuesto de no tener relaciones sexuales en ese periodo puede tomar la píldora olvidada y usar el preservativo durante la siguiente semana (7 días).

Si te has olvidado de tomar la píldora en la semana 2, deberás ingerir el comprimido de manera inmediata (aunque se recomienda tomar dos pastillas juntas) no viéndose alterada la eficacia de la misma.

Si el olvido sucede en la semana 3, toma la píldora olvidada y empieza otra caja de comprimidos sin realizar el pertinente descanso de siete días, por lo contrario, también puedes descansar durante una semana e iniciar un nuevo envase transcurridos los días.

Finalmente, ante todos estos factores que pueden emerger en el día a día de cualquier persona, el proceso más salientable y que solucionará todos los problemas será acudir al médico en cuestión, el cual, te solucionará todas aquellas dudas que se hayan generado.

11 – Las estrías

Las estrías, son una especie de pequeñas señales o marcas que suelen presentarse en la zona abdominal de la mujer, sobre todo durante el embarazo; Así pues, cuando se aproxima el último tramo del periodo gestacional, la piel se dilata y extiende para poder albergar al bebé, es decir, debido a la elasticidad que está sufriendo la dermis en su desarrollo, se producen estas marcas que pueden tener una tonalidad más rosácea e incluso tirando a más oscuras dependiendo de varios factores.
En determinados casos, las estrías también pueden aparecer en el pecho, las piernas, los muslos y las nalgas.

¿Puedo saber si me van a salir estrías?

Si estás embarazada, es muy posible que te salgan estrías (más de la mitad de las mujeres embarazadas pueden llegar a sufrirlas); Así pues, no se sabe con exactitud el motivo por el cual algunas mujeres padecen esté síntoma y otras no, no obstante, varios estudios constatan que hay una serie o diversidad de factores que aumentan las posibilidades de manifestación de las estrías.

Principales factores asociados a las estrías.

1 – Presentas un exceso de líquido amniótico
2 – Aumentar tu peso de manera acelerada.
3 – Posibilidad de dar a luz varios bebés.
4 – Si el bebé va a tener un peso elevado, eres más propensa a tener estrías
5 – La genética puede pasar una mala factura ante las aparición de las estrías.

¿Las estrías son permanentes?

Con el paso del tiempo y tras el alumbramiento de tu hijo (tienes que tener paciencia) la coloración y pigmentación de las estrías se irán reduciendo, no obstante, su eliminación en términos de textura es muy posible que te sigan acompañando.
Asimismo, debemos tener en cuenta, que a través de la utilización de diversos tratamientos, se puede minimizar sus consecuencias; Por norma general, el dermatólogo te podrá recetar crema de isotretinoina (conocida como Retin-A) que ocultará la presencia de las estrías, no obstante, no es recomendable utilizarla durante el embarazo semana a semana y mientras estás con el proceso de amamantar al bebé.

Actualmente, y de manera más común, las mujeres embarazadas que sufren o han sufrido la aparición de las estrías, utilizan la opción del tratamiento láser, el cual, estimulará la creación de colágeno y asemejará la coloración de la estrías lo más cercano a la tonalidad de tu piel.

¿Se pueden prevenir las estrías?

Por desgracia, es muy complicado frenar la aparición de las estrías, así pues, debido al aumento constante de peso de hasta los 16 kilos, la presentación de dichas marcas harán el resto; No obstante, y aunque no esté específicamente en tu mano, si el incremento de peso se realiza de manera paulatina y sin excederse de un límite, es posible que las estrías se reduzcan o incluso lleguen a no aparecer.

Entre otros factores a tener en cuenta cabe destacar los siguientes consejos para prevenir las estrías… Así pues.

1 – Hidratarse de manera constante y adecuada.
2 – Practicar ejercicio de manera regular obteniendo un mayor tono muscular.
3 – Alimentación y dieta en base a vitaminas (A, E y C) y proteínas (pescado y carne).
4 – Evita fumar (disminuye la producción de colágeno)
5 – Utiliza un buen protector solar o evita en la medida de los posible una excesiva exposición al sol.
6 – Realizar masajes en la piel (mejora la circulación).

12 – La ovolución

Cuando queremos ser mamás, y planeamos la llegada de un nuevo miembro a nuestra familia, a veces, nos encontramos con que ni nosotras mismas conocemos exactamente como funciona nuestro cuerpo, ni que además, tenemos diferentes herramientas para que esta búsqueda sea mucho más rápida y llevadera desde la web embarazo semana a semana.

Cada mes, uno de los ovarios prepara y expulsa un óvulo con las características para poder ser fecundado, es durante su viaje en las trompas de falopio, donde se producirá la concepción al llegar a el los espermatozoides en 24 horas, es aquí, donde surgen las preguntas ¿cómo puedo saber cuando ovulo?, ¿cuáles son los mejores días en mi ciclo para mantener relaciones sexuales y quedarme embaraza?

Respondamos a la primera cuestión…

¿Que es la denominada ventana fértil?

Son los días del ciclo menstrual en los que se maximizan las posibilidades de que se produzca un embarazo, así pues, se considera ventana fértil a los dos días previos a que se produzca la ovulación, al propio día en el que se produce y a los dos días posteriores a la ovulación.

Debido a que no es una ciencia exacta, y puesto a que el ciclo menstrual puede variar de un mes a otro, no se debe caer en el error de que solo puede producirse un embarazo en el propio día de la ovulación, así pues, los espermatozoides pueden llegar a permanecer vivos en el interior del cuerpo femenino durante un máximo de 7 días dependiendo evidentemente de su calidad.

La ovulación divide el ciclo en dos etapas:

1 – Una fase folicular en la que el óvulo se esta desarrollando en el interior de los ovarios y que comprende desde el primer día del periodo hasta el día en el que el ovulo es expulsado, es decir, el día de la ovulación.

2 – Una segunda fase denominada fase lútea, que será aquella fase que comprenda desde el día de la ovulación hasta el inicio de la siguiente menstruación, así pues, el embarazo será durante la etapa en la que el óvulo ya fecundado inicie su viaje hacia el útero para una vez allí, comenzar la implantación.

Signos de que se está produciendo la ovulación:

Para poder determinar el momento en el que se producirá la ovulación, además de otras herramientas de las que hablaremos más adelante, nuestro cuerpo podría mandarnos ciertos avisos importantes para el embarazo semana a semana, tales como:

1 – Cambio en la consistencia y color del flujo cervical, el cual, adquirirá un color transparente y tendrá una consistencia más pegajosa y elástica (debido al aumento de estrógenos), muy comparable a la apariencia de la clara del huevo.

2 – El cuello uterino también cambiará, estando su posición más elevada abierta y más blanda al tacto.

3 – Aumento de la lívido, y por lo tanto un mayor deseo sexual durante los días en los que se considera ventana fértil.

4 – Aumento de la temperatura basal; Mediante la lectura de la temperatura basal, se puede constatar una clara herramienta para detectar la ovulación.

5 – Hormona Luteinizante; Es la encargada de provocar la ovulación, por lo que otra de las herramientas a nuestro alcance son los test de ovulación, así pues, quienes la detectan y nos dan una pista de cuando se produce el pico de esta, la ovulación es un hecho inminente.

¿Cómo medir la temperatura basal?

La temperatura basal, es aquella que tenemos cada día al despertarnos y sin haber realizado ningún movimiento, es por ello, que habrá que seguir una pauta y siempre ejecutada de la misma manera; Así pues, mediante el uso de un termómetro, siempre digital, (si puede ser de dos dígitos mejor). cada mañana, nada más abrir los ojos y sin incorporarnos, cogeremos el termómetro que previamente habremos dejado a mano y nos tomaremos la temperatura de manera vaginal, anal u oral.

Generalmente, como consecuencia del aumento de la hormona Luteinizante, la temperatura aumentara de 0,3 a 0,5 ºC después de haberse producido la ovulación, así pues, mediante el estudio de varios ciclos podremos determinar cuando serán los días previos a que se produzca la ovulación, y así cercar mucho más cual es nuestra ventana fértil.

¿Qué son y cómo se utilizan los test de ovulación?

Los test de ovulación, como su propio nombre indican, son test que mediante la orina miden cuando se da el pico mas elevado de la LH (hormona Luteinizante), la cual, es la encargada de provocar que se de la ovulación; Dicha hormona, comienza a elevar sus niveles unas 48 horas antes de que el óvulo salga del ovario.

Los hay de diferentes formas; Por un lado, están los más similares a los test de embarazo caseros (Clearblue), los cuales, nos mostrarán el resultado positivo mediante la aparición de una carita sonriente en la pantalla; Y por otro lado, tenemos los de tipo tira, de carácter más económico, y cuyo resultado se interpreta como positivo cuando la linea de test este igual o más marcada que la de control.

Sea cual sea la elección del test de ovulación, este, debe realizarse siempre de manera diaria y a la misma hora, para así, poder comparar los resultados, consiguiendo con ello ser más precisos y poder así llevar una buena cuenta del embarazo semana a semana.

El test se realizará aproximadamente una semana después del manchado durante el ciclo menstrual, no obstante, dependiendo de la duración del ciclo, el folleto informativo del test, te especificará cuando es el momento adecuado para hacerlo.

Por ejemplo; Si tu ciclo dura 29 días, es aconsejable comenzar a realizar los test, 12 días después del comienzo del periodo, pero, si el ciclo fuera de 25 días tendrías que comenzar a realizarlo a los 8 días.

Una vez nos de positivo el test de ovulación, tanto ese mismo día como los dos siguientes, será recomendable mantener relaciones sexuales potenciando así, las probabilidades de lograr el embarazo.

¿Qué es el método Ogino?

También denominado método del ritmo, el método ideado en 1924 por Ogino Knaus un famoso ginecólogo japones, consiste en hacer una cuenta para determinar cuales son los días más fértiles y cuando se dan los que son infértiles durante el ciclo. Está demostrado que su eficacia para lograr un embarazo siguiendo este método es de un 80 % aproximadamente.

¿Cómo se calcula?

Siempre se tomará la menstruación como punto de partida de un ciclo, es decir, desde el primer día de manchado hasta el inicio del siguiente periodo.
Para seguir este método, es aconsejable llevar un estudio de al menos 6 meses de los días de duración del ciclo.
Así pues, debemos conocer en el lapso de tiempo de estos meses, cual ha sido nuestro ciclo más largo y cual ha sido el ciclo más corto; Una vez, dispongamos de esta información, podremos averiguar cuales son nuestros días infértiles, todo ello, a través de una sencilla operación de restar el número 18 a nuestro periodo más corto y 11 al más amplio.
Las cifras que obtengamos de esta operación determinaran cual es la ventana fértil.

Con un ejemplo podremos verlo más claro…

Pongamos como patrón, que tras estudiar durante 6 meses el periodo de menstruación, el ciclo más largo ha sido de 33 días y el más corto de 25 días, así pues, haríamos lo siguiente:
(25 – 18 = 7) y (33 – 11= 22), en este supuesto, la mujer tendría mas posibilidades de conseguir un embarazo entre los días 7 y 22 de su ciclo, siendo los días del 1 al 6 y del 23 hasta el inicio del siguiente periodo, sus días más infértiles.

Aplicaciones móvil

Hoy en día, a merced de la tecnología, ya podemos llevar en nuestro teléfono móvil un control de nuestro periodo, todo ello, gracias a aplicaciones móviles diseñadas para este fin; No solo sirven para controlar y registrar la duración de los ciclos, sino que también, se utilizan para poder anotar cualquier cambio físico, síntoma u observación que queramos remarcar en un día en concreto.

Todas las aplicaciones tienen varios factores en común, los cuales, nos pedirán que introduzcamos información basándonos en una serie de datos sobre nuestro ciclo, así pues, habrá que introducir la duración de nuestro manchado, el transcurso de nuestro periodo y si utilizamos o no, métodos anticonceptivos.

Conforme pasen los ciclos, la aplicación, será cada vez más precisa en base a los días que dura nuestra ventana fértil, es decir, día de la ovulación e inicio del siguiente periodo (con este método mejoramos la exactitud para realizarse el test de embarazo)

A continuación mencionaremos las más conocidas aplicaciones de embarazo semana a semana y las analizaremos:

1 – Clue: Esta disponible tanto para Android como para IOs y presenta un interfaz con tonalidades neutras, permite un control total de tu ciclo, duración, síntomas, si presentas SPM (síndrome pre menstrual) y cual es su duración, cuando está previsto que se produzca la ovulación, anotar si has realizado algún test, bien de ovulación o embarazo y cuando has mantenido relaciones sexuales.

También cuenta con recordatorios que puedes activar, es decir, que te recuerde que día esta previsto que ovules o que la hora en la que debes medir tu temperatura basal entre otros.

2 – WomanLog: El calendario del periodo WomanLog te permite llevar un seguimiento de tu ciclo, señalando el día de ovulación y la duración del periodo, cuantos días quedan para que comience el nuevo ciclo. Presenta un interfaz muy femenino predominando en el el color rosa.

Su configuración es muy fácil, te pedirá que introduzcas una serie de datos básicos que ayudarán a la aplicación a realizar mejor los cálculos específicos para ti, también deberás crear un usuario y una vez introduzcas tu primer día de periodo la aplicación ya comenzara a funcionar.

También esta disponible para Android e IOS

3 – Calendario menstrual: Posee un completo diario que te ayudará a saber mucho mas allá de cuando se producirá la ovulación o el periodo, sino también, te permite registrar parámetros como el humor que presentas en cada día, la cantidad de flujo como indicador de la ovulación y si has aumentado o perdido peso.

Es una aplicación personalizable en los temas referidos a la decoración de la aplicación, lo que le confieren una característica más personal.

La aplicación mediante el estudio de tus datos, creará un análisis de cuales son tus mejores días para concebir, y siempre, puedes acceder a tu registro para consultar cualquier información que hayas añadido a mayores.

Estas son solo unos ejemplos de las muchas aplicaciones que podemos usar hoy en día para llevar un registro de los ciclos, ovulación, ventana fértil e incluso síntomas, facilitando así, una mayor rapidez en la concepción.

13 – El aborto

¿Qué es el aborto?
El aborto se define como la paralización o interrupción del proceso gestacional del embarazo, provocando el fallecimiento del feto, antes de que este pueda vivir fuera del seno materno (extrauterino); Además, dicho aborto también puede tener un desarrollo natural, debido a diferente factores que impiden el desarrollo del feto.
¿Qué tipos de aborto se conocen?
Aborto espontáneo:
Se define como aborto espontáneo, aquel en donde la pérdida del embarazo o gestación, se produce antes de llegar a la semana 20 de evolución, debido principalmente a alteraciones cromosómicas.
Los principales síntomas a tener en cuenta en un aborto espontáneo son; Un dolor abdominal y lumbar muy fuerte, pérdidas de sangre arraigadas, fuertes calambres y variaciones o cambios en el flujo vaginal; No obstante, hay que tener en cuenta que dichas sintomatologías pueden ser muy comunes en otros padecimientos, así pues, se recomienda encarecidamente ponerse en contacto con el médico, para que valore el problema presentado.

Aborto inducido:

El aborto inducido es aquel resultante de procedimientos y maniobras realizadas de forma deliberada con el afán de interrumpir el embarazo, ya sea, realizada por la propia madre en cuestión o por terceras personas.
Aborto Legal:
Se considera aborto legal, cuando se practica en torno a las leyes del país en donde se realiza dicho procedimiento; En España, son tres los factores que despenalizan la práctica del aborto; Debido a una violación, por malformaciones de carácter fetal y cuando existe cierto peligro para la vida o salud de la mujer embarazada.

Aborto ilegal:

Podemos definir el aborto ilegal como aquel procedimiento que se realiza de manera clandestina, haciendo caso omiso a las leyes del país en el que estás establecida; Además, hay que tener en cuenta que realizar un aborto ilegal, es en muchos casos un proceso insalubre (falta de higiene, realizado por estudiantes en prácticas, médicos sin ética profesional, dinero por el medio…) que puede afectar en demasía a la madre en estado gestacional, pudiendo provocar su propio fallecimiento.
En España, menos en el caso de los tres elementos señalados en el aborto legal, estos procedimientos están penalizados por la ley, por lo cual, antes de realizar dicho proceso, se recomienda pensárselo dos veces antes de ejecutar dicha opción.

14 – Embarazo semana a semana y trabajo: Licencia por maternidad y otros aspectos a tener en cuenta.

Lo primero de todo, es dejar constancia de que si tu periodo de gestación (embarazo) es normal y a más inri, desempeñas tu trabajo en un entorno seguro, podemos constatar que puedes trabajar hasta los días previos al parto e incluso, hasta el mismo día de alumbramiento del pequeño.
Pese a ello, recomendamos encarecidamente pedir la baja por maternidad al menos unas semanas antes del parto, para con ello, ir acostumbrando el cuerpo y la mente al nacimiento de tu hijo.

Ahora bien; ¿Cuánto dura la baja por maternidad?…

Inicialmente, tenemos que tener en cuenta que te puedes tomar hasta 16 semanas de descanso, de las cuales, 6 semanas son de total obligatoriedad, puesto que lógicamente la madre tiene que recuperarse fisicamente del proceso de parto que has sufrido…A todo esto, hay que añadirle que la madre en cuestión seguirá cobrando la denominada base reguladora durante este periodo estipulado.

En el supuesto de parto múltiple, la madre podrá tomarse 2 semanas a mayor por cada niño de más que tiene; Además, el proceso de baja se podrá realizar de diversas formas apoyándote en tu cónyuge.

1 – La baja la puede tomar el padre en vez de la madre (a excepción de las primeras 6 semanas).
2 – La baja puede dividirse entre los dos cónyuges.
3 – La baja la podéis coger tanto la madre como el padre a la vez.
4 – La baja la puedes pedir antes o después del parto del bebé.

En este régimen de baja por maternidad, también hay tener en cuenta el permiso por lactancia, por el cual, la madre, tiene el derecho de tomarse una hora libre durante su jornada laboral para atender las necesidades de su hijo hasta que tenga 9 meses; Por norma general, la madre entra a trabajar media hora más tarde y sale de su puesto de trabajo media hora antes de que concluya su jornada; No obstante, cabe la posibilidad de convertir esa hora diaria en 15 días adicionales a las 16 semanas de baja materna.

La baja por paternidad…¿Que debemos saber?

Años atrás, el padre solo podía pedirse 2 días de permiso pagado por el nacimiento del pequeño, no obstante, con la nueva ley vigente, el padre puede llegar a disfrutar de hasta 13 días ininterrumpidos, totalmente independientes de las 16 semanas que tiene la madre por la baja de maternidad; Además, y al igual que la madre, si el nacimiento es múltiple se le añadirá 2 días a más por cada nuevo bebé.

Los 13 días de baja paternal se pueden coger de varias maneras:

1 – Inmediatamente después de los 2 días obligatorios por el nacimiento del bebé.
2 – Durante las 16 semanas de baja maternal.
3 – Una vez terminada la baja maternal de 16 semanas.
4 – Trabajando a tiempo parcial (media jornada) podrás disfrutar de hasta 26 días de baja paternal.

¿Cómo solicitar la baja por maternidad?

1 – Tendrás que acudir al médico asignado por tu centro de salud.
2 – El médico te dará el denominado informe de maternidad (una copia la entregará al Servicio Público de Salud y la otra se la quedará el médico en cuestión)…no olvides llevar el DNI contigo.
3 – El documento original (informe de maternidad) se lo tendrás que dar a tu empresa para que rellene los datos pertinentes y por supuesto, te lo tendrá que devolver (aunque hagan una copia).
4 – Descarga el modelo oficial de solicitud de maternidad y rellénalo.
5 – Una vez listo el informe de maternidad y la solicitud de maternidad, tendrás que ir a la oficina de la Seguridad Social, donde entregarás dicha documentación para que confirme la baja correspondiente.

Si accedes a la página del Ministerio de Trabajo tienes información de toda la documentación para solicitar la baja por maternidad.

15 – La incubadora

Una incubadora, es una especie de equipo con forma de cuna, generalmente sellada y con las paredes cristalinas (transparentes) en donde el bebé reposa mientras está constantemente monitorizado, para controlar diferentes factores como el peso, el ritmo cardiaco o la respiración del pequeño recién nacido.
Las incubadoras por norma general y dependiendo de cuantas semanas de embarazo van, se utilizan para prestar la ayuda y los cuidados necesarios a los recién nacidos con un peso reducido, así pues, se considera que un bebé tiene problemas de peso cuando el pequeño baja de los 2.5 kg al nacer, es decir, los denominado bebés prematuros (nacidos antes de las semana 37 de gestación y que acortan el período de embarazo semana a semana).
No obstante, no solo este factor es condicionante del uso de la incubadora, así pues, tenemos que tener en cuenta, que de forma bastante usual, se utiliza este equipo para proteger a los bebés determinados en las siguientes particularidades:
1 – Cuando tienen cierta fragilidad ósea y muscular.
2 – Cuando los pulmones no se han desarrollado en su totalidad.
3 – Cuando no tienen una temperatura corporal correcta (sistema termorregulador).
4 – Cuando el bebé es inmunodeprimido y por lo tanto tiene una mayor facilidad de contraer enfermedades o infecciones.
5 – Cuando queda constancia de una carencia cognitiva y neurosensorial.

¿Cómo funciona una incubadora?
En definitiva, las incubadoras no dejan de ser un equipo que controla a través de diversos sensores la temperatura corporal, el control de humedad, control de peso, suplemento de oxígeno otorgando al bebé todos los complementos necesarios para su adecuado desarrollo.

16 – La toxoplasmosis en el embarazo

Atención mamás…¿Qué es la Toxoplasmosis?…¿Por qué es tan importante tener constancia de esta enfermedad durante el embarazo? Estas y demás cuestiones pertinentes a dicha afección serán tratadas en favor de las futuras mamás.
Así pues…

¿Qué es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis es una enfermedad generalmente carente de síntomas originada por el parásito de naturaleza microscópica denominado toxoplasma gondii; Dicho protozoo, puede afectar de una modo muy comprometido a las mujeres embarazadas debido como no, a que el parásito dañaría a la placenta que alimenta al bebé de una manera devastadora, pudiendo provocar problemas muy graves en torno al desarrollo del feto.
¿Qué síntomas emergente se pueden apreciar?
Como hemos comentado anteriormente, los síntomas de la infección del parásito toxoplasma gondii son en muchos casos inapreciables, no obstante, se pueden dar casos de dolor de garganta, inflamación de los ganglios del cuello, padecimiento muscular e incluso fatiga y cansancio.
¿Cómo se contagia la toxoplasmosis?
Son muchos los factores que dictaminan la posible existencia de la toxoplasmosis, así pues, las investigaciones médicas constatan que dicha infección se puede transmitir debido a los siguientes parámetros:
1 – Comer carne infectada que este cruda o muy poco cocinada.
2 – Beber agua contaminada.
3 – Comer vegetales y fruta fresca que no esté lavada convenientemente.
4 – Las heces que el gato deposita en el cajón de arena. (altamente peligroso)
Esta enfermedad es altamente peligrosa en relación al desarrollo del feto, así pues, puede llegar a provocar patologías neurológicas, hidrocefalia, erupciones cutáneas, problemas en el corazón y el cerebro, hemorragias e incluso anomalías en la retina del futuro bebé.

¿Cómo evitar infectarse de la toxoplasmosis?

1 – Lava las frutas o pélalas correctamente antes de consumirlas.
2 – Lava los vegetales correctamente antes de ingerirlos.
3 – No bebas leche sin pasteurizar, ni alimentos con dicho contenido.
4 – No comas huevos crudos.
5 – Si viajas a algún país en desarrollo, evita beber agua que posiblemente esté contaminada.
6 – Bebe agua envasada.
7 – Evita tocarte la ojos, la nariz o la boca cuando estés trabajando en tu parcela de jardín o simplemente cuando estés cocinando
8 – No dude en llevar a tu gato al veterinario para que constate dicha enfermedad.
9 – Debido a la posible alimentación de los gatos, sus heces, pueden transmitir dicha afección, así pues, acostúmbrate a limpiar el cajón de arena de manera diaria, eso si, previa imposición de guantes.
10 – Cocina a alta temperatura, el parásito no podrá sobrevivir.
11 – Lávate las manos y la cara con jabón y agua caliente.

¿Qué puedo hacer si mi bebé contrae la toxoplasmosis?

Paso a paso…En primer lugar hay que dejar constancia de que las pruebas de ultrasonido (análisis del líquido amniótico) que el médico te realiza a lo largo del embarazo, pueden contribuir a la resolución de que tu bebé haya contraído la toxoplasmosis; Así pues, es muy posible, que dependiendo de la etapa gestacional en la que te encuentres, se te derive a un especialista que pueda tratar dicha afección con los antibióticos y tratamientos necesarios; Asimismo, el especialista en cuestión, te hablará de los riesgos presentados y de las posibles derivaciones y consecuencias de finalizar el embarazo.

No obstante, hay que tener en cuenta que el patógeno de la toxoplasmosis, en muchos casos, puede tener una fortaleza leve, pero sin embargo, hay indicios que manifiestan una gravedad insólita, por la cual, tu hijo puede ser afectado por un aborto espontáneo, el fallecimiento del pequeño nada más nacer e incluso la muerte a los pocos días del nacimiento.
Cabe destacar, que los riesgos que pueden presentarse en el bebé una vez nacido pueden ser de elevada magnitud, es decir, epilepsia, trastornos mentales y motrices, ceguera e incluso parálisis cerebral, entre otros muchos padecimientos…Así pues, es de vital importancia que se detecte con la mayor rapidez posible, para con ello, reducir los posibles riesgos emergentes.

Las constantes investigaciones médicas que contribuyen a la resolución de esta enfermedad, consideran que con el tratamiento oportuno, se puede paliar en un grado bastante elevado las consecuencias generadas, y a más inri, evitar que se desarrollen nuevas afecciones durante la vida del pequeño.
No obstante, nadie quiere llegar a este emplazamiento, así pues, se deben tener todos los sentidos en pleno rendimiento, realizando aquellos métodos preventivos mencionados anteriormente, para con ello, evitar la infección en muchos casos, mortal del bebé.

17 – Embarazo semana a semana y mascotas

Todos amamos a nuestro fiel amigo y compañero perruno; Así pues, si tienes una mascota (generalmente perro) seguramente te preguntes si es contraproducente tener al perro en casa; Asimismo, la respuesta es clara y concisa…Por supuesto que si, que menos, que tu perro te acompañe en esta travesía gestacional del embarazo semana a semana.

No obstante, consideramos que es de vital importancia que en el momento del nacimiento del pequeño, se lleven unas determinadas pautas a la par que una higiene de 10 para contribuir a que tu bebé se desarrolle en un ambiente sin riesgos.
Así pues, y como comentamos en el apartado de la Toxoplasmosis, tan solo el gato y sus pertinentes heces pueden provocar alguna que otra afección en el bebé.

18 – El nombre de tu hijo

Esta es una de las decisiones que más quebraderos de cabeza se instauran en las discusiones de los primerizos papás; Así pues, que si tu marido quiere un nombre en especial, pero a ti, no te gusta nada, y prefieres ponerle el nombre que añorabas desde que eras pequeña, o por lo contrario, ves de suma obligatoriedad llamar a tu hijo como a los abuelos, y así, seguir con una evidente tradición; Lo entiendo…Por ello, nos vemos en la necesidad de poner nuestro granito de arena en favor de los nombres que están más de moda o que nunca pasarán, para con ello, facilitarte, o quién sabe, descubrir, el nombre de tu flamante hijo o de la princesa de la casa.
Así pues…¿Cuáles son los nombres de chico más codiciados y que nunca pasarán de moda:

1 – Alejandro; 2 – Pablo; 3 – Daniel; 4 – Santiago; 5 – Álvaro; 6 – Hugo; 7 – David; 8 – Raul; 9 – Adrián; 10 – Javier; 11 – Mario; 12 – Marcos; 13 – Sergio; 14 – Manuel; 15 – Iker; 16 – Nicolás; 17 – Iván; 18 – Miguel; 19 – Jorge; 20 – Óscar.
La televisión y el deporte ha hecho mella en los nombres: Thiago, Leo, Pau, Dylan, Cristiano…
Mi recomendación para nombre de niño: 1 – Carlos; 2 – Martín; 3 – Dario; 4 – Fernando; 5 – Diego.

¿Cuáles son los nombres de niña que más tendencia están aportando y que así continuarán a lo largo de los siglos?

1 – María; 2 – Daniela; 3 – Sofía; 4 – Alba; 5 – Julia; 6 – Lucía; 7 – Elena; 8 – Jimena; 9 – Lara; 10 – Valentina; 11 -Alma; 12 – Beatriz; 13 – Ana; 14 – Andrea; 15 – Olivia; 16 – Mia; 17 – Irene; 18 – Abril; 19 – Fabiola; 20 – Raquel.
Al igual que en los niños, el cine y sus famosos están en auge en lo que se refiere a los nombres; Así pues; Leia, Vaiana, Moana, Liv, Amelie…

Mi recomendación para nombre de niña: 1 – Carmen; 2 – Candela; 3 – Lia; 4 – Valeria; 5 – Irlanda.
Espero que esta multitud de nombres sean del gusto de los padres, y con ello, poder elegir el nombre que llevará toda su vida.

19 – La esterilidad

Dejamos este tema para el final, por que esperamos que no sea vuestro caso y llegados a este momento ya podáis disfrutar de vuestro pequeño infante; No obstante que menos que comentar aquellas causas que provocan que tanto tu como tu pareja no podáis tener un bebé.

Causas de la esterilidad de la mujer:

1 – Defectos en el útero, los ovarios y las trompas de falopio.
2 – Anomalías que afectan a la maduración del óvulo, es decir, la tiroides, deficiencias hormonales, la hipófisis…
3 – Sufrir de endometriosis.
4 – Debido a anomalías cromosómicas.

Causas de la esterilidad del hombre:

1 – Escasa producción de espermatozoides.
2 – Funcionamiento irregular o inexistente de los testículos.
3 – Anomalías cromosómicas.
4 -Existencia de anticuerpos que actúan contra el desarrollo de los espermatozoides.

Gracias por compartir con nosotros el viaje del embarazo semana a semana

Esto es el embarazo…una historia de 9 meses que se alargan en el tiempo hasta que tu bebé sea un pequeño independiente; 40 semanas (calculadora de semanas de embarazo) en las que pasarás por todos los estados anímicos y en donde tu cuerpo se irá desarrollando en favor del crecimiento de tu ansiado hijo. Y eso no es todo, puesto que cuando nazca, todo cambiará en tu vida, nada será ya lo mismo…será mejor; Lo tendrás que tener todo en cuenta…La alimentación, el trabajo, la lactancia, las rabiosas estrías, las posibles anomalías y demás temas tratados, para con ello, poder averiguar como llevar a cabo todo este espléndido proceso con la mayor oportunidad.

Tu opinión nos importa y puede ayudar a muchas mujeres a llevar su embarazo semana a semana de la mejor manera posible.
La opiniones de nuestras pasadas, presentes y futuras mamás nos importan demasiado como para no tenerlas en cuenta; Así pues… Es vuestro turno, estamos encantados por poder escuchar las reflexiones de sus embarazos semana a semana…

Opiniones de las madres en embarazo semana a semana

– Ana: “Entiendo que cada madre es un mundo, pero habéis dado en el clavo, enhorabuena por la información que trasmitís, estoy segura de que ayudará a las próximas mamás.”
– Beatriz: “Cuando leí lo de la Toxoplasmosis, tanto mi marido como yo nos asustamos mucho, así que cogimos vuestros consejos al dedillo…Por si acaso, muchas gracias por toda la información sobre el embarazo.”
– Soraya: “Me ha encantado el artículo; Nos ha ayudado mucho a conocer un poco más todo lo referente al embarazo y sobre todo, a aquello referente al post parto.”
– Almudena: “Considero que la página embarazo semana a semana es muy práctica, enhorabuena”
– Mónica: “Me encanta poder entender todo, y no quedarme atrás con términos demasiado clínicos, gracias”.
– Graciela: “Hace un mes que estoy embarazada y me estoy quedando sorprendida con todo lo que estoy aprendiendo”.
– Lucía: “Muchas gracias por ayudarme a aclarar todas las dudas que me surgían a la hora de planear la búsqueda de mi bebé; No sabía que había tanta información.”
– Carmen: “Saber perfectamente como se desarrolla, de cuantas semanas estoy embarazada y cuantas semanas dura un embarazo es perfecto para llevar un control exhaustivo desde casa”.

Comparte en tus redes sociales.Share on Facebook14Tweet about this on TwitterShare on Google+0