Síntomas de embarazo en la primera semana – Importante!

Hoy una noticia nueva embarga de felicidad tu corazón, un pequeño llegará a tu vida y a la de tu familia para alegrarla y colocarle hermosos colores. En este momento aún con ese sentimiento de alegría también te corren mil miedos y preguntas ¿nacerá bien? ¿será niño o niña? ¿Qué cambios me esperan? ¿Estaré a la altura para esta nueva etapa? ¿Se parecerá a mí o a su papá? ¿Podré soportar los mareos constantes y los cambios de humor? ¿subiré mucho de peso? ¿podré trabajar y ser madre a la vez? ¿Qué nombre le pondré? En esta primera semana de embarazo es imposible responder tantas dudas, pero este espacio que fue creado especialmente para ti y te ayudará a aclarar muchas de ellas.

Primera semana de embarazo, el comienzo!

Han pasado tres semanas desde tu última menstruación y empiezas la etapa de fertilización. Durante el coito miles de espermatozoides intentan llegar a la meta, sin embargo solo uno de ellos logra llegar al óvulo y ser fecundado. Al siguiente día este óvulo se empieza a dividir hasta formar un blastocito que después de cuatro días podrá tener cien o más células, para posteriormente dividirse en 2 grupos; uno de estos grupos llamado aro exterior se encargará de formar la placenta que recibirá y guardará a tu bebé; el otro grupo de células se convertirá en el embrión y será denominado células madre.

Las células madre pueden transformarse en diferentes y variados tipos de células en el organismo, logrando renovarse a sí mismas y aunque no pueden efectuar funciones específicas si logran un sistema de reparación en todo el cuerpo. Se encuentran al nacer en el cordón umbilical de tu bebé y su importancia radica en que son capaces de regenerar los glóbulos blancos que se encargan de proteger al cuerpo ante infecciones futuras y así mismo los glóbulos rojos importantes en el proceso de coagulación para evitar hemorragias. Hay estudios que demuestran la eficacia de estas células para regenerar totalmente la medula ósea cuando está se encuentra afectada por una enfermedad o un tratamiento médico como la quimioterapia.

Primera semana de embarazo

Debes tener en cuenta que el proceso de ovulación y concepción llegará dos semanas después de la primera semana de embarazo, mientras tanto la membrana del útero se está creando y tu cuerpo se prepara para esta bonita etapa. También en estos siete primeros días la glándula pituitaria origina una hormona foliculoestumulante, provocando el desarrollo de los folículos, encargados de generar estrógenos, disparando así la ovulación.

Las hormonas cumplen un papel determinante durante todo tu embarazo ya que son las encargadas de preparar tu cuerpo para el nacimiento del bebé. Durante la primera semana de embarazo los estrógenos y la progesterona aumentan sus niveles para encargarse de la placenta, por ello puedes empezar a sentir cambios de humor desde este momento por los cambios anteriormente mencionados.

Otro cambio a resaltar en tu primera semana de embarazo es que se relajaran los músculos del cuello uterino, logrando que este más fluida la mucosa y ayudando a que el espermatozoide nade fácilmente en el canal uterino.

Síntomas embarazo primera semana

Cada mujer es única, igual que su organismo. Por ello es probable que presentes o no alguno de estos síntomas en la primera semana de embarazo:

  • Sueño, cansancio o fatiga: Empiezas a sentir más largo el día, no ves la hora de llegar a casa a descansar y cuando caminas o al realizar cualquier actividad física no sueles rendir igual que antes.
  • Puedes sentir un leve dolor en los pechos o mayor sensibilidad.
  • Adquieres un olfato más sensible a los olores, por tanto percibes más y pueden causarte más agrado o fastidio que antes.
  • Sientes durante el día más ganas de orinar de las que frecuentabas debido a que el útero empieza a presionar levemente la vejiga.
  • Puedes empezar a sentir nauseas principalmente al levantarte, este molesto síntoma te acompañará durante las primeras semanas.
  • Comienzas a tener cambios de humor debido a la acción hormonal.
  • Empieza a llegar a tu mente de un momento a otro algún antojo: un plato específico, un postre, una fruta, entre otros.

Posibles problemas en tu primera semana de embarazo

Lo primero que debes asegurar es que tengas las vacunas de la rubéola y la varicela. Aunque a veces parece ser obvio, lo cierto es que algunas futuras madres pueden no tenerlas y en caso de contagiarse de estas pueden tener graves repercusiones en el feto.

embarazo primera semana

 

Empieza a tomar ya vitamina B9 o ácido fólico en dosis de 400mcg/día: Es vital para el desarrollo de tú bebé ya que te ayuda a prevenir la anemia, contribuye a evitar en un 70% los defectos de nacimiento causados por el tubo neural encargado de desarrollar el cerebro y la espina dorsal. Además disminuye en tu pequeño, el riesgo de enfermedades de corazón y defectos como labio leporino. Puedes comprarlo directamente en tu farmacia con la dosis exacta, o encontrarlo en alimentos como lentejas, frijoles, guisantes, aguacates, brócoli, espinacas, espárragos y frutas cítricas.

Si sufres de hipotiroidismo no debes dejar de tomar Levotiroxina, ya que en esta etapa es donde más necesitas un suplemento de la hormona tiroidea para el buen desarrollo del feto en futuras semanas.

El único medicamento que puedes consumir en caso de dolor es paracetamol en esta primera semana de embarazo, los demás están contraindicados. En caso de sufrir hipertensión, colesterol alto, diabetes, o alguna enfermedad que requiera medicación continua consulta a tu médico.
En el momento que te enteres de tu embarazo hazte una revisión médica y ginecológica con los exámenes pertinentes. Recuerda que desde el comienzo de esta etapa hasta el fin tu médico debe ser tu mejor aliado, para detectar cualquier anormalidad.

Suena un poco repetitivo pero debes evitar el alcohol y el cigarrillo (fumando o estando con personas que fumen), ya que puede repercutir directamente en la salud y desarrollo del feto.
Te aconsejamos tener cuidado con las heces de tu gato en caso de tener mascota, además con embutidos y la carne cruda o poco hecha del cerdo, buey o cordero ya que puede producir toxoplasmosis, una enfermedad parasitaria que puede causar aborto o lesiones en el feto.

Recuerda que la salmonela que es otra bacteria, se puede encontrar en el pollo y los huevos, por tanto debes tener precaución al consumir estos alimentos.

Evita los productos lácteos no pasteurizados, los embutidos, patés no enlatados, salmón o bacalao ahumados, pescados y mariscos crudos, ensaladas preparadas en restaurantes o supermercados. Esto con el fin de prevenir la listeriosis, una infección causada por la bacteria Listeria Monocytogenes encontrada en algunos de estos alimentos y que puede ser mortal para tu bebé.

Un consejo en forma de vídeo para terminar 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *