Semana 34 de embarazo – La importancia de los controles

Con respecto a la semana 34 de embarazo podemos resolver la pregunta de muchas personas, semana 34 cuantos meses son. Debes saber que la semana 34 de embarazo corresponde a un periodo o estado avanzado de gestación, concretamente se encuentra en el octavo mes.

Nos acercamos al final de muchos meses de evolución y cambios tanto en la futura mama como en el feto. A lo largo del texto se ofrece información muy variada de gran interés para la futura madre, y por qué no, del futuro padre. Una información abundante que va a abarcar aspectos de cambios tanto a nivel morfológico, como cambios hormonales de la mujer, así como cambios anatómicos y evolutivos del feto.

Además esta información sobre la semana 34 de embarazo se engrandece todavía, aportando la sintomatología típica de la mujer embarazada en dicho periodo, así como otros aspectos como por ejemplo la actividad física recomendable de la mujer embarazada en la semana 34 de embarazo, las pruebas médicas de control a la que son sometidas las mujeres durante la semana 34 de embarazo, dolores y cólicos que aparecen en cierta semana y en general todo sobre la semana 34 de embarazo que te resultará muy útil para llevar un final de embarazo lo más agradable y tranquilo posible y que sirva para que encuentres respuestas a lo que pasa en la semana 34 de embarazo.

Semana 34 de embarazo síntomas

El estar embarazada es una de las experiencias más bonitas de nuestra existencia, pero no todo es fácil y divertido, ya que la sintomatología de la mujer embarazada pasa por periodos de mal estar y dolores varios. Las náuseas son abundantes durante las primeras semanas pero también llegan a aparecer durante semana 34 de embarazo, las cuales ee pueden corregir mediante una alimentación correcta ya desde que te levantas, ya que el estómago vacío acentúa estos problemas de náuseas.

  • El aumento del flujo vaginal y no quiere decir con ello el sangrado, es característico en esta semana de gestación.
  • La actividad del feto es bastante intensa (las famosas pataditas) y también de forma regular.
  • Es posible que se produzca hinchazón de los tobillos, de los pies, de las manos y el rostro.

Semana 34 de embarazo

El ombligo protruído aparece. Hace que parezca un botón que aparece en la barriga, todo ello se debe a que el volumen tan grande en la zona del útero hace que esté se expanda al exterior, pero tranquila, luego de dar a luz el ombligo vuelve a su ubicación.

El estreñimiento o sensación de quemazón en el estómago es otra de las características de la semana 34 de embarazo. El desequilibrio hormonal que experimenta la mujer durante todo el periodo de gestación hace que se vean alterados en este caso el aparato digestivo, el cual hace que el ritmo de actividad de éste se vea disminuido. Unos de los remedios a estos síntomas es introducir ciertos niveles de alimentos ricos en fibra y mantenerse perfectamente hidratada. La actividad física hace que se estimule el aparato digestivo con lo que es un perfecto aliado para la mujer embarazada.

Los tubérculos de Morgagni son un tipo de glándulas que se presentan en las areolas de los senos de la mujer embarazada. Es en este tiempo del embarazo cuando se observan más visibles y a veces pueden llegar a alarmar a las futuras mamás, pero no hay nada de lo que se tengan que preocupar ya que simplemente sufren esos cambios para poder preprarse para el cercano momento a la lactancia del bebé. La función de estos tubérculos es el de lubricar y proteger los pezones de las mujeres durante el momento de lactancia.

El picor es uno de los síntomas más característicos de la semana 34 de embarazo, concretamente el picor de la piel de la barriga, pecho, nalgas… Son zonas de la piel que en esta semana están expuestas a mayor tensión con lo cual la mujer embarazada deberá tener un cuidado especial en hidratarse correctamente o aplicarse a menudo cremas hidratantes especiales, ya que es muy posible que con este picor aparezcan pequeños granitos en las zonas mencionadas antes.

La hidratación presenta un aspecto muy importante en la mujer embarazada, la cual va a repercutir de manera indiscutible sobre la posible aparición de estrías, que aparecen a consecuencia de una exposición de la piel al estar en constante tensión debido al aumento de peso y los cambios anatómicos de la mujer embarazada.

Dolores en la semana 34 de embarazo

A medida que el proceso de gestación va aumentando, van a apareciendo nuevos dolores en la mujer, o simplemente esos dolores se vuelven más grandes o se acentúan más al encontrarnos en la semana 34 de embarazo.

Los dolores de cabeza o las conocidas migrañas son uno de los dolores más comunes en toda mujer embarazada, dentro de la semana 34 de embarazo, y esto es muy debido a la experimentación de cambios hormonales a los que la mujer se ve sometida. Estos dolores de cabeza pueden ir de la mano de molestias como las náuseas anteriormente mencionadas, los vómitos, etc.

La lumbalgia, en concreto en este caso la lumbalgia gestacional viene a consecuencia del inevitable y evidente aumento de peso de la mujer. En la semana 34 de embarazo la mujer ya ha experimentado cambios anatómicos que han hecho que el aumento de pecho afecte de manera directa a la zona lumbar, con lo cual el dolor es muy común en todas las mujeres embarazadas. La curva que posee la columna vertebral de la mujer se ve aumentada, con lo cual este aumento es el causante del dolor, un exceso de curvatura conocido como hiperlordosis.

A medida que avanzan las semanas, va aumentando el peso de la mujer y del bebé con lo cual es necesario que la mujer tomo medidas al respecto y comience si no ha comenzado con anterioridad a realizar ejercicios de movilidad de suelo pélvico y ejercicios de tonificación y corrección postural para poder paliar o por lo menos aliviar todos estos dolores de espalda que sufren. Todos estos ejercicios recomendables que más adelante se mostrarán, tiene su papel fundamental a la hora de prepara la musculatura implicada en el momento del parto, con la función de mejorar y facilitar a la mujer dicho momento en el nacimiento.

El dolor del ligamento redondo del útero es muy común ya desde antes de la semana 34 de embarazo y es muy característico en mujeres embarazadas. Es un ligamento que sale desde las trompas y rodea al útero a la vez que lo conecta con la ingle. La función de este ligamento es la de mantener al útero colocado y mantenido en suspensión.

A medida que pasan las semanas este ligamento se va estirando, en función del crecimiento del útero, lo cual en muchas ocasiones producen sensación de dolor, un dolor de carácter muy agudo q se extiende hasta la ingle. Puede que sea un dolor comparable o similar a los dolores menstruales de la mujer.

Los cólicos en la semana 34 de embarazo también son comunes en la mujer. Estos cólicos, fuertes dolores, se producen cuando el útero se va expandiendo, poniéndose los ligamentos y músculos más tensos cada vez. Es una sensación de estar acalambrada en la zona baja del abdomen, un dolor muy agudo y a veces punzante.

El sangrado en la semana 34 de embarazo puede existir en ciertas mujeres. El sangrado o algún tipo de manchado no debe ser un motivo por el que escandalizarse de manera severa, ya que no es síntoma de algún peligro para el feto.

El sangrado es por lo general mucho más ligero que el sangrado de la menstruación y además se diferencia es que aparece de manera puntual y para por sí sola. El sangrado puede ser consecuencia de una infección, de los evidentes cambios hormonales de la mujer embarazada o incluso por practicar relaciones sexuales durante estas semanas.

Cambios de la mujer en la semana 34 de embarazo

Los cambios de la mujer embarazada son muy evidentes a niveles anatómicos, pero además también experimenta otro tipo de cambios a niveles más emocionales.

Los cambios de humor durante el embarazo son prueba de ello. Estos cambios de humor son debidos a los desequilibrios hormonales típicos del embarazo. Los sentimientos de angustia y responsabilidad de la mujer son indiscutibles por lo cual se puede volver un poco más sensible. Estos cambios pueden convertir a la mujer en una montaña rusa de emociones, es decir puede como mujer encontrarte en un estado de euforia para posteriormente encontrarte en una sensación de tristeza o angustia.

los miedos y la ansiedad que presentan las mujeres en esta semana 34 son evidentes, al sentirse al final del camino, y estar muy pendientes de todo lo que puede llegar a afectar a ella y directamente al bebé. Nunca deberían repercutir en el desarrollo normal de tu día a día y aceptarlos tal y como son, propios de 8 meses de espera y cuidados para ti y tu bebé.

El útero en la semana 34 de embarazo ya ha experimentado una gran evolución y puede llegar a los 30 centímetros por encima del pubis. Esto afecta directamente a los órganos propios de la zona abdominal, los cuales se desplazan hacia arriba llegando a provocar sensaciones incómodas.

Cambios en el feto durante la semana 34 de embarazo

La tendencia a la formación de varices en piernas y vulva es probable, los cuales se pueden mejorar con la realización de actividad física diaria de los miembros inferiores.

La mujer presenta en la semana 34 de embarazo peso por niveles superiores. Semana a semana debido al desarrollo del feto y la preparación del cuerpo para el parto y el posterior periodo de lactancia el peso de la mujer se ve modificado. Lo normal en cuanto al peso es que en estos momentos o semanas finales el peso ascienda entre 10 y 15 kilos de nuestro peso normal. Un factor determinante es la constitución que por genética tiene cada mujer.

Cambios del feto en la semana 34

Durante la semana 34 de embarazo el feto supera los dos kilos de peso, encontrándose entre unos 2´1 y 2´3 kilos llegando a medir cerca de los 45 cm. En esta semana es evidente destacar el desarrollo de su cuerpo y la adquisición de peso.

Queda poco tiempo para que sus órganos vitales alcancen su desarrollo y se preparen para una vida fuera del útero. En la semana 34, el bebé está bastante activo, donde notarás movimientos bruscos, que agradecerás los periodos de descanso y sueño del mismo. Es muy interesante ver como el bebé puede tener hipo ala vez que succiona sus deditos, ya que con las nuevas tecnologías las personas tienen acceso a un mundo increíble.

Ejercicio físico recomendado para la mujer

Está demostrada la importancia que tiene la práctica de actividades físicas saludables en la mujeres embarazadas. En la semana 34 la mujer ya se encuentra en el último tramo del embarazo, con lo cual las posibilidades y rango de movimiento se han visto reducidas con respecto a otros meses anteriores.

El control corporal y el movilización del suelo pélvico se convierte en ejercicios que puedes realizar por tu cuenta y en tu casa, con los cuales seguirás preparando los músculos que interviene durante el parto para facilitarlo, y que una vez que has dado a luz la regeneración de la zona sea lo más satisfactoria posible. Unos paseos diarios de hasta una hora de duración son recomendables para dar movilidad a tu tren inferior y evitar así un sedentarismo que se puede convertir en el peor enemigo en estas últimas semanas de embarazo.

Pruebas médicas de la semana 34

La mujer durante su embarazo es sometida a infinidad de pruebas para comprobar que en todo momento las condiciones de su bebé y de ella misma se encuentran en perfectamente bien. En la semana 34 se realiza la ecografía del tercer trimestre para comprobar el desarrollo y posición del bebé, así como conocer su ritmo cardiaco y respiratorio. Se realiza también la consulta con el obstetra y se solicita la analítica del perfil de gestación del tercer trimestre.

Comparte en tus redes sociales.Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0