Pies hinchados durante el embarazo

Pies hinchados durante el embarazo… cómo evitarlo o por lo menos conseguir llevarlo de la mejor manera posible.

pies hinchados durante el embarazo

Nuestra solución para los pies hinchados durante el embarazo.

Los pies hinchados es un gran problema a las que las mujeres embarazadas nos vemos sometidas cuando nos encontramos en nuestro periodo de gestación. Es algo que pasa en el 100% de los casos y esto es debido a los diversos cambios hormonales que provocan la retención de líquidos y la mala circulación sanguínea, provocando momentos de inflamación plantar muy notables en los primeros meses de gestación, teniendo los picos más altos de hinchazón en los meses de verano de más calor. Para poder paliar estas molestias te recomendamos que leas una serie de consejos que harán que te encuentres mucho más cómoda ante esas molestias.

Mantener siempre que puedas los pies en alto, a ser posible por encima de la cadera aliviará el dolor. Si estás sentada puedes poner un taburete que haga la función de soporte.

Recostarte en el sofá, es otra buena opción para reducir los niveles de presión intravenoso, pero debes hacerlos sobre tu lado izquierdo, ya que en el derecho se encuentra la vena cava y corremos el riesgo de estar presionando demasiado sobre esa zona, con lo cual no aliviaríamos el dolor.

En los ratos que por tu trabajo debas permanecer sentada, evita en todo momento el hábito de cruzar las piernas al igual que los tobillos. También es necesario que se realicen paseos cada ciertos minutos para poder reactivar la circulación del tren inferior.

Debemos usar un calzado apropiado para los pies, cuenta que deben ser cómodos ya que los pies se hinchan, con lo cual no te deben comprimir lo más mínimo. Al igual que están desaconsejados el uso de medias de compresión y calcetines que aprieten en nuestros pies y tobillos, con lo cual sólo se empeoraría la circulación y por lo tanto más hinchazón.

La alimentación es un factor importante. El beber varios vasos de agua al día nos ayuda a retener menos cantidad de líquidos. Por otro lado los estiramientos suaves son igual de importantes para aliviar las piernas, así como la movilidad articular de los tobillos.

El hacer ejercicio reactivará nuestra circulación, actividades como andar y nadar son dos actividades recomendables para bajar los niveles de hinchazón y llevar un vida más cómoda.

Los baños de frío y calor son muy beneficiosos, lo ideal es poder alternarlos, pero si somos muy frioleros nos costará más. Intentaremos aguantar entre 8 y 10 minutos masajeando y reactivando nuestra circulación y bajando la inflamación.

Echa un vistazo a estas otras publicaciones 😉

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar