38 semanas de embarazo en la recta final.

Cuando nuestro ciclo llega a las 38 semanas de embarazo quiere decir que estamos en la recta final del mismo, incluso puede que nos pongamos de parto antes de llegar a la semana 39, ya que 38 semanas de embarazo pueden ser suficientes para dar a luz, tu bebé ya podría nacer en cualquier momento, debes de estar preparada.

A las 38 semanas de embarazo el peso de tu bebé ya puede superar los 3 kilos, y la longitud aproximada estaría rondando los 48 centímetros, esto es algo muy aproximado, digamos un promedio porque cada bebé puede ser más grande o más pequeño, y las herencias familiares indicen mucho en esto. La verdad es que a las 38 semanas de embarazo entras en la zona de parto, pero esto no quiere decir que vayas a dar a luz ya, para nada, hay embarazadas que no dan a luz hasta la semana 42, así que igual te toca esperar aún 4 semanas más, no pasa nada, no tengas muchas ansias, hay que estar lo más tranquilo que podamos.

 

En realidad la mayoría de los bebés nacen antes o después de la fecha prevista, en casos de madre primeriza casi siempre nacen después, y es que es una fecha aproximada y no podemos agobiarnos con ella.

38 semanas de embarazo

A las 38 semanas de embarazo algunas mujeres todavía siguen cogiendo peso hasta la última semana, sin embargo otras mujeres ya no cogen más peso en las últimas semanas. Lo que sí se nota en las 38 semanas de embarazo es que tu barriga ya está más baja, pocos más cambios físicos aparecen, a mayores de eso se hinchan los pies, sobre todo los tobillos. Las embarazadas cada vez tienen más dificultades para dormir, ya que la barriga ya está muy grande y es complicado conciliar el sueño así, aunque también los nervios hacen que no consigamos dormir bien, tenemos algo de miedo hacia la incertidumbre de cómo irá todo y de si todo saldrá bien, no debemos de preocuparnos, todo va a salir a la perfección.

 

Es muy útil acudir a las clases de parto durante estas semanas y las anteriores, incluso que acuda también la pareja, así te podrá ayudar con las respiraciones y ejercicios en casa y en el momento del parto, que ya habremos decidido si entra con nosotros un acompañante, el papá de nuestra criatura, consiguiendo así trasmitirnos tranquilidad y ánimo, que resulta muy importante en esos momentos. Esto debemos de tenerlo decidido desde el principio del embarazo por si nos ponemos de parto en las 38 semanas de embarazo.

¿Tengo 38 semanas de embarazo puedo tener relaciones?

 

 

Se puede tener relaciones sexuales en las 38 semanas de embarazo y durante todo el embarazo siempre y cuando nuestro ginecólogo no nos comunique lo contrario. No debemos de preocuparnos si las embarazadas tenemos menos ganas de mantener relaciones en las 38 semanas de embarazo, es normal, empezamos a estar ya realmente cansadas, nuestra barriga es ya muy grande y nos imposibilitan los movimientos, tenemos las piernas hinchadas, no debemos de preocuparnos sino nos apetece. Pero también hay que tener en cuenta que mantener relaciones sexuales durante las últimas semanas de embarazo favorece al parto, es decir, podemos hacer que se adelante, ya que ablanda las paredes del cuello del útero y esto es lo que provoca que nos pongamos de parto.

 

Los ginecólogos suelen aconsejar mantener relaciones sexuales en las 38 semanas de embarazo sin contracciones, pero sobre todo pasadas las 40 semanas de embarazo, para intentar provocarlo de manera natural. También en este caso aconsejan hacer ejercicio, caminar durante tiempo o subir escaleras favorece también ponerse de parto, ya que también ablanda el cuello del útero.

 

Así que si te apetece mantener relaciones no lo dudes, el feto no sufre ningún tipo de daño, y aún encima es beneficioso en las últimas semanas de embarazo. Si te quedas más tranquilo consúltalo con tu ginecólogo, pero verás que no tienes ningún problema.

 

Tengo 38 semanas de embarazo y tengo flujo blanco

 

 

Si en la semana 38 tienes flujo blanco no te preocupes, es normal, estas pérdidas vaginales de flujo blanco suelen ser distintas a las que tenemos normalmente en otras etapas de nuestra vida, que nos sea durante el embarazo. El flujo claro y lechoso es parecido al que las mujeres solemos tener antes del período menstrual, aunque lo normal es que sea más abundante en estas ocasiones. Debido a q a veces es abundante algunas mujeres optan por llevar un salva slip o una compresa para sentirse más cómodas y sobre todo seguras, es importante saber que no se aconseja el uso de tampones, ya que puede dar lugar a la aparición de infecciones. También se aconseja en estos casos y durante todo el embarazo utilizar la ropa interior de algodón, para poder mantener la zona genital limpia y seca y evitar así cualquier tipo de infección.

 

Tampoco debemos de obsesionarnos con la limpieza, ya que si nos limpiamos demasiado podemos eliminar la flora protectora de nuestra vagina, y no es conveniente, con una ducha diaria o como mucho 2 duchas tendremos suficiente. Está claro que el flujo blanco durante el embarazo es normal, pero así aprovechamos que si vemos que tenemos un flujo amarillento o verdoso, espero y a veces incluso con mal olor o con picor, deberemos de consultar al médico cuanto antes ya que es posible que tengamos una infección, suelen ser frecuentes en las embarazadas, así que mejor acudir al doctor para que nos del tratamiento adecuado, en unos días desaparecerán por completo las molestias, el médico suele recetar cremas, supositorios o pomadas que quizá ya las habremos utilizado en otra ocasión.

 

Si se trata de una vaginitis bacteriana el médico ya recetará el tratamiento por vía oral. Es importante no mantener relaciones sexuales hasta que no desaparezca la infección ya que suelen ser contagiosas, cualquier duda que tengamos lo comentaremos con el médico. Es importante diferenciar el flujo blanco con el líquido amniótico, sobretodo en la semana 38 de embarazo, porque esto significaría que estamos en la recta final del embarazo y que ya no quedan más que horas para el tan esperado momento, el parto. Es importante mantener la calma en este momento, sabemos que es complicado, pero todo va a salir a la perfección y estar relajados es la clave del éxito siempre.

semana 38 de embarazo

Tengo 38 semanas de embarazo y no tengo contracciones.

 

En la semana 38 es más normal que no tengas contracciones todavía, pero esto depende de cada mujer, hay mujeres que tienen contracciones desde los pocos meses, son contracciones que se le suelen llamar de práctica, que quiere decir que son aisladas y no persistentes ni muy dolorosas. Pasadas las 38 semanas de embarazo, las embarazadas empiezan a examinar distintos cambios en su cuerpo, el descenso de la barriga es uno de los primeros cambios que indican que estamos en la recta final, el parto se acerca, pero no es inminente.

 

No debes de preocuparte si estos cambios no te pasan hasta la semana 39 o la semana 40, es normal, ya dijimos que cada mujer es un mundo y cada bebé está preparado para salir en distintos momentos.  Otro cambio que puede ocurrir en la semana 38 y repito, a algunas embarazadas semana 39 o siguientes, es normal, es la expulsión del tapón mucoso, este se trata de un flujo gelatinoso, espeso y transparente, suele ser abundante, que podremos comprobar  si la dilatación precoz o el borrado del cuello del útero ya está obviamente en marcha. Puedes estar tranquila, no duele, incluso hasta puede que no te des cuenta si cae en el wc o incluso puede llegar a caer paulatinamente durante varios días. Puede que durante estos necesites un protector de braguitas por el aumento de flujo. En ocasiones, el tapón mucoso puede ir acompañado de unos hilillos rojizos o marrones, tampoco es preocupante, aunque si es conveniente que lo consultes con tu especialista porque esto significa que entras en la recta final y que tu cuerpo empieza a prepararse para el parto.

 

38 semanas de embarazo síntomas.

 

 

Es importante conocer los cambios que vas a notar en tu cuerpo cuando lleves 38 semanas de embarazo, todos ellos son cambios normales y no hay porqué alarmarse, incidimos en que algunas mujeres notan estos cambios en la semana 38, otras en la 37 y otras en la 41, no os preocupéis, sabemos que estáis impacientes, y lo entendemos, pero hay que tener paciencia y esperar, que al fin y al cabo semana arriba o semana abajo estamos en la recta final. Es importante que estés muy descansada y relajada y no hacer esfuerzos innecesarios. A lo largo de las 38 semanas de embarazo o 39, tu útero empezará a descender poco a poco, esto quiere decir que tu bebé se está preparando para salir, cuando esto ocurra es aconsejable ir preparando las cosas para el parto, para que después no te coja el momento por sorpresa, preparar la maleta para el hospital con ropita para tu bebé, varios pijamas de algodón, varios baberos, gorritos, pañales y útiles de aseo como peine, champú, gel , toallitas húmedas…también se debe de meter en la maleta un biberón por si acaso y un sonajero.

 

También haremos nuestra maleta, con los papeles necesarios, una bata, zapatillas, ropa interior y camisones que nos faciliten a la hora de dar el pecho. Con 38 semanas de embarazo lo ideal es que hayas aumentado unos 11-13 kilos, pero hay gente que coge más peso, no pasa nada si nuestro médico nos va controlando, pero lo ideal es no coger más de 15 kilos. En la semana 38 el bebé ya puede salir en cualquier momento, ya está totalmente formado y preparado, pero es impredecible saber cuándo va a salir, es más, solo el 5 % de los embarazos nacen en la fecha prevista, así que relajémonos y disfrutemos de casa semana con paciencia. En la semana 38 puedes notar otros cambios como por ejemplo como sobresale tu ombligo, como consecuencia de los últimos estirones de la barriga provocados por el bebé.

 

Por otro lado, el bebé procede al encajamiento: se pone en posición fetal, con la cabeza en la parte inferior de la pelvis, y descansa en el cuello del útero. Pesa más que nunca y notarás que ejerce presión sobre la vejiga, este es uno de los motivos por el que estás deseando dar a luz, este y por conocerlo, claro está. Por tanto, es posible que tengas que orinar con mucha frecuencia.

 

El cérvix (cuello del útero) ya va a dilatarse, es decir, a prepararse para el parto. Otro síntoma muy frecuente en las embarazadas en las últimas semanas es el hinchamiento de piernas, sobre todo tobillos y pies, es normal, le ocurre  a la mayoría. Otros síntomas más notorios y que indican que ha llegado el momento del parto son los que ya hemos explicado antes, la expulsión del tapón mucoso, rotura de aguas o las contracciones.

información 38 semanas embarazo

38 semanas de embarazo cesárea.

 

Cada vez nacen más bebés por cesárea, a veces en las 38 semanas de embarazo o en la 39,40…es importante saber que una cesárea es un es un procedimiento quirúrgico que consiste en practicar un corte en el abdomen y el útero, a través del cual se extrae al bebé. En algunos casos, la cesárea se programa por anticipado, y en otros casos la cesárea se realiza cuando surgen improvistos o complicaciones en el parto, lo más normal es cuando el bebé viene de nalgas o está en posición transversal, también es frecuente hacer cesárea cuando se espera que el bebé sea demasiado grande y esté complicado atravesar la pelvis.

 

Hay muchas causas por las que se puede aplicar una cesárea, el médico te explicará los motivos y no tienes por qué preocuparte, cada vez es más normal, y es que la verdad que en caso de duda es mejor no correr ningún tipo de riesgo. Lo positivo de tener una cesárea programada es que ya sabes el día exacto en el que va a nacer tu bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *