31 semanas de embarazo y tu bebé ya tiene un tamaño considerable

¡Felicidades mamá! Porque este maravilloso proceso sigue avanzando según lo previsto y ya has conseguido llegar a 31 semanas de embarazo. A estas alturas seguramente tu barriguita ya habrá alcanzado un tamaño considerable y estarás repleta de ilusiones cuando te pruebes esa ropita tan bonita que compraste de premamá. Aunque en ocasiones hay que pasar por infiernos antes de tocar el cielo y también entendemos esos días en los que lloras sin saber muy bien por qué, en los que te sientes sola a pesar de estar rodeada de gente o en los que los dolores te dominan por completo.

No pierdas nunca el ánimo, porque muy pronto vas a conocer por fin a tu bebé, podrás acariciarlo y abrazado y en ese momento sentirás que todo este esfuerzo habrá valido la pena. Nosotros seguiremos a tu lado semana a semana, conociendo un poco más sobre algunos cambios que se producen en tu cuerpo y en tu bebé llegados a las 31 semanas de embarazo.

Semana 31 de embarazo

En la semana 31 de embarazo tu pequeñín tendrá el tamaño similar al de un coco, con una medida de 45 centímetros de largo y un peso aproximado de 1.5 kilogramos. Sus pulmones aunque siguen evolucionando, aún no están 100% formados, los alveolos necesitan unos pocos días para su completa maduración. Sus riñones ya tienen la capacidad de filtrar y producir orina de la misma manera que un recién nacido, esta orina tu pequeñín la expulsará a través de la uretra en el líquido amniótico.

Su cerebrito sigue creciendo aunque su tamaño todavía es pequeño, por lo que no es capaz de emitir sueños ni de responder a ciertos estímulos externos como sí conseguirá en las semanas posteriores. El vermix que es una capa protectora que tienen los prenatales y que empieza a cubrir al bebé a partir de la semana 20 sigue creciendo y está próxima a desprenderse por completo. La piel en esta semana variará de un color rojizo a otro rosado debido a la acumulación de grasa en la capa inferior de su piel.

31 semanas de embarazo

Cambios que se producen en tu cuerpo en la semana 31 de embarazo

Como hemos visto hasta el momento, el pequeño angelito ya empieza a tener un tamaño considerable después de 31 semanas de embarazo. Si tu bebé ya ha adoptado la posición cefálica, puedes sentir molestias en la parte inferior de la pelvis debido a la presión que ejerce con su cabecita. A su vez, por motivo de esta presión puedes notar una inflamación en la vulva que conlleva picores y molestias en la zona.

Es probable que sientas dolores abdominales o cólicos con una intensidad mayor que en días anteriores ya que te encuentras en el tercer trimestre de embarazo. Como el líquido amniótico es más escaso, ocasionalmente notarás más intensamente los movimientos y las pataditas del bebé que, aún siendo algo habitualmente tierno, puede llegar a ser un poco molesto y provocar dolores en la parte lumbar. Las contracciones aunque se irán acentuando a medida que transcurran los días, es habitual padecerlas a partir de la semana 31 de embarazo. Sin embargo, si estas contracciones se repiten en fases de menos de 5 minutos debes acudir al médico de urgencia ya que puedes estar próxima a dar a luz. Los cambios de humor pueden variar considerablemente dependiendo de cada persona, aunque es común que a partir de la semana 31 de embarazo, se acentúen con respecto a días anteriores.

Consejos en la semana 31 de embarazo

Seguramente hayas padecido durante estas 31 semanas de embarazo cambios muy importantes en muchos aspectos como por ejemplo: tus hábitos alimenticios, tus rutinas e incluso tu humor. Aunque a veces no es sencillo, lo más recomendable es que continúes llevando tu vida del mismo modo que en días anteriores siempre que sea posible, evitando por supuesto todas aquellas actividades que te generen un mayor estrés y carga física.

Tu alimentación debe ser sana y equilibrada, combinando verduras, frutas, hidratos y proteínas a partes iguales. Las dos o tres comidas grandes puedes sustituirlas por 4 o 5 comidas ligeras, ya que tu estómago está presionado por tu pequeño de manera que podrías sentir náuseas o malestar estomacal. Las pruebas diagnósticas son un complemento indispensable durante todo el período de gestación, sin embargo partir de este momento y hasta la semana 34 de embarazo debes realizarte la ecografía del tercer trimestre con el fin de determinar los avances y la posición de tu bebé. Con la ecografía también se determinará el peso del feto y el estado de tu útero para tu tranquilidad y la de tu pequeño.

Aquí y ahora las 31 semanas de embarazo

LAS 31 SEMANAS DE embarazo y el EFECTO DEL sol

En esta época del año, en este artículo queremos dedicarle un espacio especial a una pregunta muy habitual que todas las mamás nos hemos hecho alguna vez ¿podemos tomar el sol durante el embarazo?, pues la respuesta es sí, aunque con algunos matices:

  1. No debes exponerte al sol durante un tiempo prolongado ya que los cambios hormonales tienen incidencia directa sobre la melanina de tu piel.
  2. Utiliza una protección adecuada, normalmente con un factor 50 de una marca de calidad reconocida.
  3. Evita las horas de 12 a 16.00 donde el sol golpea con más fuerza, y los rayos UVE son más dañinos.
  4. Utiliza un producto especial o directamente tapa las zonas más sensibles como la barriguita o las nalgas ya que en estas partes el sol puede ser más agresivo.
  5. No olvides beber mucha agua e hidratar la piel para evitar desmayos o golpes de calor durante las 31 semanas de embarazo.

Tomando en cuenta estos consejos, tomar el sol no presentará un peligro si no que aumentará tu estado de ánimo a la vez que produce serotonina y vitamina D en grandes cantidades.

Semana 31 de embarazo

Recuerda que en 31 semanas de embarazo el bebé todavía se considera prematuro, o dicho de otro modo, todavía no está listo para nacer. Por este motivo, debes tener precaución con todos esos síntomas que indiquen que el niño está próximo a nacer como por ejemplo romper aguas o contracciones muy fuertes. Debes estar continuamente informando a tu doctor de cualquier síntoma extraño ya que toda precaución es poca llegados a este punto. Aunque la mayor recomendación que desde aquí te brindamos es que en las 31 semanas de embarazo seas la mamá más feliz del mundo, porque en este momento tú más que nadie se lo merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *