30 semanas de embarazo – Revisiones y analíticas importantes

A las 30 semanas de embarazo deberás empezar a prepararte para la recta final de gestación; sólo faltan 10 semanas para el parto y se acerca el momento de conocer a tu bebé y no puedes contener la emoción y la curiosidad de verlo por primera vez.

Los cambios siguen exponencialmente y es importante que sigas cuidándote de acuerdo a la etapa en la que te encuentras; por esta razón es tan importante realizar el seguimiento semana a semana del embarazo.

En este momento tu útero deberá medir aproximadamente unos 30 cm desde la sínfisis del pubis (10 cm por encima del ombligo). Es perfectamente normal que hayas subido entre 11 y 15 kilogramos hasta este momento.

A continuación podrás leer los cambios más notorios e importantes en esta etapa de gestación.

30 semanas de embarazo

SEMANA 30 EMBARAZO, CAMBIOS

– Transcurridas 30 semanas de embarazo tu bebé ya pesa aproximadamente 1.3 Kilogramos y mide unos 38 cm de la cabeza a los pies. Su aspecto sigue cambiando; a partir de esta semana las arrugas de la piel se empezarán a borrar y su piel ahora será mucho más tersa, todo gracias al almacenamiento de grasa subcutánea, (vérnix caseosa), que le ayudará a regular su temperatura corporal, manteniéndolo abrigado, aún después del parto.

  •  Tu bebé en este momento empezará a colocarse en la posición definitiva para el momento del alumbramiento; no te preocupes si en tu caso no ha sucedido aún este cambio gradual de posición. Algunos bebés no se colocan en el momento idóneo y al intentarlo ya no tienen suficiente espacio para hacerlo.
  • Aún el diámetro de su cabeza es mayor que el de su abdomen, sin embargo esta proporción empieza a invertirse durante la semana 35 de embarazo aproximadamente.
  • Te sorprenderá su ritmo cardiaco tan rápido (al escucharlo en la consulta con tu ginecólogo) ya que es mucho más alto que en los adultos; en realidad la frecuencia de los bebés duplica a la de los adultos, es algo bastante normal.
  • Mientras tanto sus sentidos cada vez son más agudos; en este punto tu bebé ya puede percibir y diferenciar entre sabores salados y dulces. También podrá diferenciar mejor los sonidos de baja frecuencia (graves); como por ejemplo el latido de tu corazón.
  • Es importante que sepas que transcurridas 30 semanas de embarazo el entramado de conexiones neurológicas se habrán desarrollado plenamente y como consecuencia tu bebé también podrá empezar a percibir sensaciones de dolor. Sus ojos serán cada vez más sensibles y sus pupilas se contraerán o dilatarán dependiendo de la intensidad lumínica exterior; también abre los ojos cuando está despierto y los cierra al dormir (que es la mayor parte del tiempo). Será capaz a partir de este momento de distinguir de donde proviene la luz (por ejemplo si el ecografista pone un foco de luz muy cerca del vientre de la madre y lo empieza a cambiar de posición).
  • En el sistema digestivo del bebé, tanto su hígado, como su intestino y estómago van asumiendo sus funciones gradualmente. Por otro lado su sistema nervioso termina de madurar mientras su sistema respiratorio sigue desarrollándose aumentando aún más el número de alveolos y bronquiolos. Sus huesos ya estarán desarrollados, pero aún serán blandos. El bebé comienza a almacenar calcio, hierro y  fósforo para darles rigidez.

Ecografía 4D semana 30 de embarazo

SEMANA 30 DE EMBARAZO EN EL FETO

Durante esta semana notarás que la pelvis y la cadera se empezarán a expandir dejándole más espacio al bebé para su crecimiento; es factible que sientas molestias cada vez que el bebé te dé pataditas en las costillas o en el diafragma estando sentada. Debes ponerte de pie en ese caso para sentir más alivio.

  • Los edemas suelen ocasionar entumecimiento, debilidad y hormigueo (incluso síndrome del túnel carpiano en las manos) todo esto se debe a la disminución del retorno venoso causado por la compresión ejercida por el útero sobre los vasos sanguíneos; también por el aumento de la retención de líquido en los tejidos.
  • Como consecuencia de la presión que la cabeza del bebé ejerce en tu vejiga; es habitual que sientas una necesidad urgente de orinar cada vez con mayor frecuencia. Pueden presentarse episodios de incontinencia urinaria al estornudar, toser o reírte.

CONSEJOS ÚTILES DESPUÉS DE 30 SEMANAS DE EMBARAZO

  1. Teniendo en cuenta que el momento del parto se acerca, es de vital importancia que comiences a practicar los ejercicios de Kegel con el fin de ejercitar los músculos de la pelvis, estos serán de mucha utilidad de cara al parto.
  2. A partir de este punto deberás vigilar muy bien las cosas que comes para evitar gases, ardores y demás molestias abdominales; también para disminuir la retención de líquidos, que es la principal culpable de la aparición de edemas en la cara, los tobillos, las manos.
  3.  Para evitar la aparición de edemas es aconsejable que evites el uso de calcetines que produzcan compresión en las piernas; evita llevar anillos; viste con ropa cómoda, evita prendas que opriman; haz ejercicio con regularidad, especialmente de tipo circulatorio con los pies, descansa periódicamente; descansa de modo que las piernas queden elevadas, apoya tus manos de modo que queden a una altura mayor que tus brazos y procura en lo posible dormir de lado para favorecer el retorno venoso.
  4. Recuerda que es importante mantener un nivel óptimo de actividad física. Si practicabas deporte con regularidad antes de quedar embarazada, puedes continuar, omitiendo de tu rutina los deportes de competición o alto impacto, también todo movimiento brusco, cualquier tipo de salto y evita flexionar excesivamente las articulaciones. En caso de que no estés habituada al ejercicio puedes probar practicando yoga, caminando, practicando Taichí o nadando; todo esto con la finalidad de prevenir la mantener la rigidez muscular y mantener tu cuerpo tonificado.
  5.  Es completamente normal que después de 30 semanas de embarazo te encuentres más nerviosa, ansiosa e inquieta a medida que se acerca la fecha de tu parto. Procura disminuir la carga de ansiedad y estrés para evitar que repercuta negativamente en el desarrollo neuronal del bebé. Practica meditación ya que los ejercicios de respiración y relajación te ayudarán a mantener la calma.
  6. Debes saber también que las visitas a tu ginecólogo deben ser cada 4-6 semanas si todo transcurre con normalidad; esta frecuencia debes mantenerla hasta las 36 semanas de embarazo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *