25 semanas de embarazo y seguro que usas ropa premama

Como pasa el tiempo, ya son 25 semanas de embarazo y parece que fue ayer cuando te dijeron que ibas a ser mamá, en ese momento estabas ansiosa, feliz aunque tenías tantos miedos, te preguntabas como lo haces de vez en cuando ¿voy a ser una buena madre? ¿Podré con tantos cambios? ¿engordaré mucho? Al pasar las semanas y después de que le contaste a tu pareja te sentiste más tranquila y las preguntas cambiaron por ¿Qué nombre le pondré? ¿Será niño o niña? ¿Cuándo será la primera vez que lo sienta mover en mi barriguita? Sin lugar a dudas estas dudas que mencione ya las resolviste y aquí sigues en esta dulce espera para conocer al amor de tu vida y saber que de ahora en adelante ya nunca más volverás a estar sola.

Cada semana trae su afán y seguramente te preguntaras que ocurrirá en estas 25 semanas de embarazo por eso nos agrada tener este espacio para ti con el fin de ayudarte a solucionar las inquietudes que surjan.

Atenta a las 25 semanas de embarazo

Semana 25 de embarazo:

Tu bebé mide aproximadamente 35 centímetros, casi 5 centímetros más que la semana 23 y pesa 660 gramos. Aunque cabe resaltar que antes de estas 25 semanas de embarazo la mayoría de bebes crecían al mismo ritmo, sin embargo desde hoy su tamaño dependerá de los factores ambientales y genética por tanto los datos no serán tan exactos. Así mismo:

  • Tu pequeño ya logra sacar la lengua y moverla hacia los lados, además con el alargamiento de sus pestañas logra abrir sus ojitos. La cabecita aún es más grande que su cuerpo aunque el tamaño cada vez va siendo más proporcionado.
  • El flujo sanguíneo de la placenta y el cordón umbilical regulan su temperatura, para mantenerla parecida al de la madre.
  • Al cumplir 25 semanas de embarazo su cuerpo comienza a desarrollar grasa en el pecho, espalda y cuello con el fin de darle energía y calor al nacer en el mundo externo. A medida que engorde, su piel se verá con menos arrugas.
  • Hasta el momento sus cejas y cabello ya tienen una textura y color definido aunque con el pasar de los años puede ir cambiando. Así pues él bebé que nació con cabello rubio puede llegar a oscurecerse, o al de cabello rojo volvérsele rubio.
  • El funcionamiento de los riñones es más sofisticado, el líquido amniótico que produce ya tiene una apariencia y composición similar a la orina.
  • En estas 25 semanas de embarazo su piel luce menos traslúcida ya que el proceso de queratinización avanza. En este momento las plantas de los pies y las palmas de las manos son las que tienen una capa más gruesa.
  • El color de sus ojos no se define en su totalidad hasta después de 6 meses o un año de nacido. En los africanos y asiáticos por ejemplo es normal que al nacer los ojos se vean grises o marrones y con el pasar de los meses se tornen negros o café oscuro.
  • El oído es el sentido que tiene más desarrollado, a pesar de que la pared del útero es muy gruesa las ondas sonoras viajan rápido a través del líquido amniótico. Los sonidos más fuertes que oye son los provenientes de tu cuerpo y del suyo como los que hace al golpear el líquido amniótico, así mismo ya logra oír en menos volumen conversaciones, música, ruidos fuertes y por supuesto tu voz la cual llega por medio de los fluidos de los dos.
  • Al cumplir 25 semanas de embarazo sus dientes se ubican debajo de las encías; con el pasar de los meses después de nacer empezaran a salir uno a uno.

Ojo a las 25 semanas de embarazo

Tus cambios en la semana 25 de embarazo:

Tu cuerpo sigue cambiando, adaptándose y probablemente hasta este punto ya debes haber aumentado de 7 a 10 kilos. El estiramiento al que se ha sometido tu piel estas últimas semanas ha causado picores y molestias, que suelen aliviarse con una hidratación diaria intensiva con cremas corporales o aceites.

Tu barriguita ha crecido tanto que imaginamos que durante las 25 semanas de embarazo estas usando ropa premamá, por norma general a partir de la semana 19 y dependiendo de cada físico se recomienda empezar a usarla, no obstante, si aún no lo haces te aconsejamos que no utilices prendas muy ajustadas ni en lycra y que tus braguitas y sostenes sean cómodos, ajustables y en lo posible de algodón.

Al cumplir estas 25 semanas de embarazo sueles sentir con intensidad sobre todo al acostarte en la cama los movimientos de tu bebé, esto se debe a que durante el día y al estar en actividad balanceas a tu bebé y haces que duerma plácidamente.

Es frecuente en esta etapa que sufras de insomnio debido a que es difícil encontrar una postura adecuada para descansar, además sientes ganas frecuentes de orinar por la presión que hace el útero en la vejiga, también existe un aumento de progesterona y estrógeno que altera el ritmo del sueño, sin contar los miedos que rondan tu cabeza por el parto y hacen más difícil relajarse.

Puedes comenzar a sentir acidez estomacal acompañado de reflujo gastroesofágico causado por la progesterona la cual relaja los músculos del sistema digestivo, haciendo lenta la digestión y provocando que los jugos gástricos se devuelvan al esófago. Otra causa es que el estómago lo comprime el útero y cada vez tiene menos espacio para hacer el proceso de digestión.

Por lo anterior también suelen aparecer cuadros de flatulencia y gases acompañados de espasmos tan fuertes que a veces se confunden con posibles contracciones. También se produce estreñimiento que en caso de no tratarse adecuadamente puede llegar a producir hemorroides, aumentando el dolor a la hora de defecar.

mira como late en 25 semanas de embarazo

Recomendaciones para combatir el insomnio en las 25 semanas de embarazo:

Cumplidas 25 semanas de embarazo los cuadros de insomnios son muy marcados, si estas padeciendo esta frecuente patología hoy queremos darte algunos consejos para que tu descanso sea más placentero:

  • Busca relajarte tomando un vaso de leche caliente o una infusión de manzanilla; mientras lo haces puedes disfrutar de una película cuyo mensaje te envié a un mundo ideal y te tranquilice o leer un libro.
  • No hagas ejercicio horas antes de dormir ya que se activa tu metabolismo y tu energía aumenta, dificultando conciliar el sueño.
  • Realiza una rutina donde tengas un horario para ir a la cama, al principio va a costar pero con el pasar de los días tu cuerpo se adaptará.
  • Coloca música clásica para dormir y programa el reproductor, ordenador o televisión a una hora establecida por si te quedas dormida.
  • Evita siestas después de comer, esto hará que al llegar la noche te sientas agotada y con ganas de descansar.
  • Evita bebidas como el té, los refrescos de cola y el café horas antes de dormir y cena algo en la noche en dosis pequeñas para no despertar con hambre ni sufrir problemas de digestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *