Semana 23 de embarazo y tu barriga sigue aumentando

Hoy queremos felicitarte porque cumpliste la semana 23 de embarazo, imaginamos que en este punto ya escogiste el nombre de tu bebé y aunque aún faltan algunos meses empiezas a pensar como le vas a decorar la habitación a tu pequeño, quizás también has comprado algunas cositas como cobijas, ropita, entre otros. Empieza la cuenta regresiva y dentro de muy poquito te verás frente a frente con el ser que has cuidado en tu barriguita, lo abrazaras y protegerás de hoy en adelante; ¿donde han quedado las primeras semana de embarazo con un sinfín de síntomas?

Sabemos que tienes mil expectativas de lo que sucederá en esta 23 semanas de embarazo, por ello queremos actualizarte de todas las novedades, esperamos te sirva este espacio que es creado exclusivamente para ti.

semana 23 de embarazo

23 semanas de embarazo:

Tu bebé tiene el tamaño aproximado de un pomelo mide 20 centímetros y pesa 450 gramos aproximadamente. Su anatomía está completa al igual que los detalles de su rostro. Además:

  • En la semana 23 de embarazo se determina el color moreno, rojo o rubio del cabello y las cejas registrado en el ADN. Su piel está muy arrugadita y traslucida, tiene un tono rosado determinado por el color de las venas, el cuál irá definiéndose durante su primer añito.
  • Tu bebé duerme tiempos prolongados, se estira al despertarse y realiza movimientos armónicos.
  • Sus diferentes sistemas: respiratorio, circulatorio, inmunológico y digestivo se preparan para un correcto funcionamiento fuera del útero. Las venas que le permiten respirar se siguen desarrollando y en unos meses estarán totalmente formados sus pulmones. Los bebés que nacen antes de cumplir las 37 semanas se les dificulta respirar porque no se alcanzó a desarrollar bien sus pulmones.
  • A partir de esta semana el bebé siente tus movimientos, así que ya puedes comenzar a colocarle música, si gustas bailar, leerle o simplemente hablarle para que distinga tu voz al nacer.
  • Hay algunos casos donde el bebé nace en la semana 23 de embarazo y aunque logra sobrevivir con cuidados médicos especializados e intensivos tienden a sufrir múltiples complicaciones.
  • El cerebro de tu pequeño sigue desarrollándose rápidamente, un gran porcentaje de sus movimientos ya es capaz de controlarlos el mismo.
  • Los glóbulos oculares están terminando de formarse, sin embargo aún no vas a saber el color de sus ojitos porque el iris no se ha pigmentado. Esto podrás saberlo con exactitud en los próximos 6 meses o el primer año de vida.
  • Los diferentes cartílagos del cuerpo siguen transformándose en huesos por medio del calcio que recibe de tu organismo, una vez tu bebé haya nacido seguirá realizando este proceso por él mismo durante los próximos años.
  • El bebé en la semana 23 de embarazo siente todos tus cambios de ánimo, están muy conectados y es por esta razón que debes estar lo más tranquila, feliz y serena que puedas.

Cambios en tu cuerpo en la semana 23 de embarazo:

En este punto debiste haber subido aproximadamente 4 kilos y medio, tu útero está 4 centímetros por encima del ombligo y tu barriguita es notablemente redonda. En lo factible sigue las recomendaciones del médico y aliméntate de tal forma que no subas más de lo permitido para recuperarte fácilmente después del parto. Hoy queremos contarte los cambios que sufrirá tu cuerpo esta semana 23 de embarazo:

  • El útero en crecimiento presiona las venas que devuelven la sangre hacia el corazón, ocasionando que la circulación en las piernas sea lenta y dejando como resultado varices, por ello te recomendamos que mínimo 1 vez al día levantes las piernas contra la pared por 10 minutos. Así mismo en esta etapa se produce gingivitis del embarazo, ya que tus encías sangran con mayor facilidad, así que debes prestar mucha atención a tu higiene bucal para evitar infecciones.
  • La piel de tu abdomen sigue estirando y esto puede generar picor en la zona, por ello te recomendamos que hidrates con cremas y aceites tu barriguita para evitar este síntoma y además estrías.
  • Las piernas tienden a inflamarse por el aumento de la presión sanguínea, el aumento de peso y la circulación lenta, así que desde ya puedes empezar a prevenirlo reposando tu cuerpo a la hora de dormir sobre el lado izquierdo.
  • El dolor de espalda es otra patología común en el embarazo, debido a que tu postura cambia y el nuevo peso produce malestar. Te aconsejamos que hagas ejercicios enfocados al fortalecimiento de la zona, una buena opción es la natación y el yoga.
  • Es factible que se produzca un edema en los pies y tobillos a partir de la semana 23 de embarazo, debido a los cambios en la sangre que hacen que se retenga fluido en los tejidos.
  • Si aún no has cambiado el sujetador, te recomendamos que lo hagas ya que el crecimiento de tus pechos es notorio y es mejor que elijas una opción adecuada, con telas naturales y sin aros. Así mismo los pezones empiezan a crecer y toman un color más oscuro.

Ejercicio en la semana 23 de embarazo

La música y el embarazo:

A partir de la semana 23 de embarazo tu bebé escucha todo y es una excusa perfecta para que empiece desde ya a recibir estímulos y se desarrolle cognitiva y emocionalmente ya que se ha demostrado que el oído es el único órgano que logra estimular antes de nacer.

Estimular a tú bebé por medio de la música siempre será la mejor opción ya que al ponerle los audífonos a tu barriguita contribuyes a que tu pequeño tenga las manos y ojos más abiertos, llore menos, se encuentra relajado, aumente su actividad inmunitaria, duerma y se alimente mejor y lo hace capaz de estar concentrado mucho más tiempo y aprender rápidamente.

A la hora de escoger la música más adecuada para tu bebé te recomendamos en primer lugar a Mozart. Está comprobado que el Efecto Mozart logra fortalecer la capacidad neurológica y aumenta las defensas del bebé, además existen otros compositores excelentes para que escuche tu bebé como Beethoven, Vivaldi Chopin, Debussy, entre otros.

Puedes todos los días alternar la música de la siguiente forma:

  • Empieza con música para relajar a tu bebé: Que tal Para Elisa de Beethoven, Claro de Luna de Debussy o una balada con melodías suaves.
  • Sigue con una composición de música clásica como La 5ta Sinfonía de Tchaikovsky, Las 4 Estaciones de Vivaldi o cualquier composición de Mozart.
  • Si después de esto llegan a ti las ganas de bailar y a la vez quieres despertar a tu pequeño puedes optar por canciones con mucha alegría y energía de tu gusto favorito. Recuerda que lo más importante es que tu estado de ánimo este en sincronía con la música que quieres ponerle a tu bebé.

Las sensaciones que logre en ti la música las trasmitirás a tu pequeño y lograrás con esto una conexión y complicidad única. A su vez hacer ejercicios de respiración al ritmo de la melodía y los latidos de tu corazón fortalece la estimulación cognitiva de tu bebé. Ahora que ya sabes todos los beneficios de la música solo te queda experimentar y ver en tu hijo los resultados de esta excelente práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *